jueves, marzo 17, 2011

Lo importante está en el interior.

A mi no me disgusta el velo, al menos este...


La foto es de ajida Khattari, una marroquí que nos muestra que no todo es como lo pintan, y la he sacado de Art absolutment aunque me he enterado de que existía en el Pais.

4 comentarios:

Titajú dijo...

Si lo llevan porque les da la gana, adelante. Si lo llevan por obligación, no me gusta.

Outsider dijo...

A esas, seguramente les hayan pagado por llevarlo. Por lo demás pienso como tú salvo un matiz en la obligación. A 42 grados a la sombra, en España, no permiten entrar en muchas iglesias a los hombres que enseñan las rodillas... da igual que sean del Opus si llevan unas bermudas de Ralph Lauren. El que entra delante, con un pantalón a cuadros, calcetines rosa y zapatos de payaso sí puede o lo que es más curioso, el Jeque árabe, musulman, puede entrar con falda de cuerpo entero, pero bueno, eso es otro tema que se desvía de lo dicho. Velos impuestos... no.

aina dijo...

precioso velo

Outsider dijo...

A que sí?