sábado, enero 29, 2011

Obsolescencia programada (II)

Ya hablé de la obsolescencia programada no hace tanto tiempo, y como no podía ser de otro modo, no vi el programa relacionado, lo que entonces no mencione son los efectos en la sociedad actual ni de si era posible hacer algo para evitarla. Curiosamente son dos preguntas que van de la mano ya que en el problema está la solución.

Una de las consecuencias de hacer productos diseñados para durar menos estriba en el hecho de que no es tan importante seguir el proceso de fabricación con demasiado interés. Los productos solo deben durar el tiempo acordado en la garantía. La reparación debe ser inviable para evitar los talleres artesanales en los que se puedan reparar. Ya sucede con los coches, los de una cierta edad siguen pudiendose reparar del modo clásico. Los modernos, precisan conectarlo a un ordenador que realiza los "ajustes" necesarios para que siga funcionando durante el tiempo que han estipulado que debe durar sin injerencias por parte del chapuzas de turno. Los cartuchos de las impresoras tienen una fecha de caducidad más allá de la cual se niegan a funcionar por lo que es inviable hacer acopio de los mismos para evitar la inevitable escasez de suministros que ocurre cuando deciden vender el siguiente modelo. Ese que vale más barato que la tinta que usa...

Todas las grandes empresas, no importa lo que fabriquen, se han trasladado a paises "emergentes", mi Iphone está fabricado en China, ello no quiere decir que sea peor por ello, en realidad si deja de funcionar no habrá sido por culpa del chino de turno, sino porque estaba diseñado para dejar de hacerlo, para que compre el Iphone IV o el V cuando salga. La mayoría de los usuarios de un telefono de última generación pretenden cambiarlo en menos de cuatro años... y digo cuatro, por no decir menos. ¿por qué preocuparse entonces en que dure más de ese tiempo?

Pero se han encontrado con la horma de su zapato... hasta hace un tiempo, se comparaban los productos "europeos" con aquellos procedentes de China y similares diciendo que los locales estaban hechos para durar, que tenían mejor calidad, incluso BMW fabrica una motocicleta más económica hecha en China. Puede que fuera cierto, lo de la durabilidad en el pasado, pero ahora no hay diferencia alguna entre el producto nacional y el chino, a fin de cuentas pueden estar siendo fabricados en la misma planta de producción. Por un lado la obsolescencia programada de los productos europeos han bajado su calidad en términos de durabilidad, y por otro se han encontrado con que en China, la India o Corea han decidido subir la calidad de los propios.

Ya no son solo los productos copiados los que invaden el mercado compitiendo con los originales, ahora hay una infinidad de productos que pueden copiar o no la tecnología que tan amablemente les han instalado en su país, pero que se venden a precios manifiestamente inferiores.

Ya no se mira con tan malos ojos a Daelym o Hyonsung que se han merendado el mercado de los carnets reciclados, por las mismas, Hyundai y Kia se están haciendo hueco en los mercados Europeos. Sí, ya se, son Coreanas, pero todo es cuestión de tiempo para que nos invadan marcas Chinas o de la India. A fin de cuentas de la india es el coche más barato del mercado, un TATA Nano cuesta menos de 3000 euros. Sí... diran que no está hecho para durar... ¿y los que hacemos aquí sí?, anda ya. Seguramente un coche dedicado al mercado indio está más hecho para durar que uno destinado al europeo.



¿Que podemos hacer?, Como dice la canción... una gota junto a otra hace oleaje, luego juntas oceanos. Mi recomendación sería mantener aquello que no necesitas cambiar, pero si tienes que cambiarlo, si no puedes repararlo. Lo que hay que hacer es comprar directamente aquello producido en esos terceros paises. Si empresas nacionales mueven su producción a esos paises, dejan de ser nacionales para ser globales y como tales compiten con todos los demás. Si todo está diseñado para durar menos... hay que comprar el más barato, el chino de marca china, y comprarlo sin intermediarios, internet es la puerta del mundo. Una vez perdida la batalla del precio, igual intentan recuperar la de la calidad, entendiendo por un producto de calidad a aquel que sea capaz de durar más tiempo.

Cuando todos los fabricantes entren en ese juego, podremos creer que se puede ganar la guerra a la obsolescencia programada que destruye todos los recursos y llena el planeta de basura.








Más en obsolescencia programada III

2 comentarios:

zayi dijo...

Todo termina caducando...ya no vale la pena ni siquiera comprar algo de última generación puesto que la última generación caduca a los pocos meses... que pena!

Un besito.

Outsider dijo...

Si por caducar... caducan hasta la sal y el agua