viernes, marzo 11, 2011

Las tetas más grandes de Israel matan una boa constrictor.

Un día en el que todas las noticias giran entorno al terremoto/tsunami que ha barrido Japón, me ha llamado la atención esta noticia en medio de todas las demás hablando de desgracias y catástrofes. El titular no es como lo he puesto, el corriere de la Sera es más politicamente correcto y titula, "Le assurdità dalla Rete: «Serpente morde il seno di silicone e muore»", (lo absurdo de la red, Serpiente muerde la teta de silicona y muere)

Evidentemente, para tener las tetas más grandes de Israel basta con sobrevivir a la operación en la que se las ponen, (no siempre lo consiguen), lo que no sabía yo era del caracter nocivo y letal del contenido de las prótesis. La verdad es que nunca había pensado que el trabajo de estas "señoritas" llevaba tantos riesgos... aunque definitivamente, la que ha salido peor parada ha sido la serpiente.

Por cierto, era una boa constrictor, es decir una serpiente que raramente muerde a sus presas pues literalmente las estruja. La curiosidad mató a la serpiente... que ante tamaña ubre no se limitó a apretar, supongo que por falta de manos para manosear, y decidió pegar un bocado... letal.

3 comentarios:

aina dijo...

Pues a ver si habéis aprendido algo los hombres: "a determinadas tetas sospechosas no morder".

Titajú dijo...

pobre serpiente; es justa venganza por habernos dado en su día de comer una manzana. ¡Hala!
(Que conste que la memez del comentario era por poner algo, pero algo me dice que estaba más guapa callada).

Outsider dijo...

Aina, Lo que hay que aprender es a morder con cuidado.

Titajú, yo creía que ya las habían castigado a arrastrarse por el suelo y que por eso no tenían patas, las pobres. Total, por una manzanita de nada... me pregunto cual debería ser el castigo de tanto banquero chorizo siguiendo el mismo criterio de proporcionalidad en los castigos.