miércoles, octubre 15, 2014

Dirección general de Tráfico. El timo del 060 y otros desvaríos.

Con esta entrada inauguro una nueva sección, LA ADMINISTRACIÓN TE ENGAÑA, en la que voy a intentar publicar todas las malas artes de la Administración del Estado.

La administración, general del estado, autonómica o local, dirigida por el gobierno correspondiente no deja de depender de aquellos que nos gobiernan. Es decir, buena parte de la misma acaba dependiendo de toda esa clase de ladrones y sinvergüenzas que la utilizan para su propio beneficio y por tanto también acaba contaminada por sus malas artes. Debiera servir al ciudadano pero esa es una función olvidada y poco extendida de la misma por lo que en su lugar se ha convertido en una maquinaria de obtención de recursos económicos con los que pagar todos los desfalcos que acaban cometiendo los gobernantes... bueno... aquellos que los comenten, que no son pocos.

Recientemente me he encontrado con que la dirección General de Tráfico parece querer optimizar sus recursos. Si ello revirtiera en un mejor servicio al ciudadano, no sería nada malo, pero en realidad su único objetivo es aumentar la recaudación. Al ciudadano, que le zurzan.

De primeras, el teléfono es una herramienta obligatoria, no vale ese de góndola colgado en la pared de la cocina, tiene que tener conexión a internet y por supuesto un ordenador. Para la mayoría de la gente es lo habitual por lo que ya nos hemos acostumbrado a trabajar de funcionario desde casa, eso sí, pagando por nuestra conexión en lugar de cobrar por nuestro trabajo.

Una de esas gestiones que puedes hacer es la de mirar cuantos puntos te quedan de carnet aunque solo sea para hacerte la ilusión (falsa) de que el seguro te puede costar menos.  Para ello basta con entrar en la página de la DGT...



Lo primero que salta a la vista es que el servidor seguro... https... no lo es. Algo interesante si se observa que en la parte inferior existe un enlace a la Agencia Española de Protección de Datos... pues sí que los protegen bien.

En mi caso me dice que no tienen constancia de que tenga carnet... así que igual el que me han dado es falso.

Otra gestión que puedes realizar es la de presentar reclamaciones, recursos o solicitudes. Casualmente, yo tenía una que hacer ya que con tanta informática, algún incompetente dio de alta mi coche en otro ayuntamiento que no era aquel del que presenté la documentación para hacerlo así que aunque nunca he dejado de pagar el impuesto de circulación, ahora otro ayuntamiento me reclama el pago y me amenaza con embargarme mis bienes. Me ha tocado pagar dos veces el impuesto de dos años y en teoría puedo primero decirle a la DGT que corrija sus datos para poder reclamar el reintegro de lo que he pagado de más.

Eso sí, ahora ya no puedes ir a tráfico para pedir nada, tienes que pedir cita previa, esa la puedes pedir por internet o por teléfono. Por internet, ya sabes, eres ese funcionario que paga por trabajar, y por teléfono llamas a un 060 que contesta una máquina que no cobra por trabajar. (maldito intrusismo laboral...), si tienes la suerte de que la puta máquina entienda tu DNI te puedes dar por contento si consigues que la cita se produzca cuando quieres o puedes. En mi caso se demoró 15 días. Yo opté por la modalidad de pagar por trabajar más que nada porque en la otra... la del 060, la máquina no cobra... pero tú si pagas, ya que da igual que tengas todas las llamadas nacionales gratis, pues te van a cobrar la llamada sí o sí, así que reza por no tener que llamar muchas veces.


Así que una vez conseguida la cita previa esperé mis 15 días (más que previa ya parece postrera) que consumía del tiempo que tenía para reclamar la devolución de mi dinero, y acudí a Tráfico, en la provincia en la que resido para descubrir que para mandarte una multa da igual en que lugar del país vivas que te llegan. Pero que para que rectifiquen los datos que tienen mal de un vehículo, debo ir a otra delegación de Tráfico... que ellos me dan la razón, pero que no van a hacer nada para remediarlo. La verdad es que tenía sentido, si yo tengo que trabajar para tráfico pagando por ello y la máquina trabaja gratis, tenía que haber alguien que cobrara... sin trabajar. Y ese o esa, después de haber pagado a la máquina y haber pagado por trabajar para la DGT, es él... la, que me tocó a mi.

"Amablemente" me dio un teléfono con el que contactar con la delegación de turno, donde, ¡oh sorpresa!, un mensaje me dice que llame al 060... la misma funcionaria me ofreció la opción de hacer la solicitud por internet o correo electrónico ya que mi solicitud, esa que había esperado 15 días en poder entregar, iba a salir por correo ordinario, como diciendo que cuando llegue a su destino las polillas se habrán comido todas las pruebas. El correo lo he mandado y quien sabe, igual me contestan, pero opté también por entrar en internet para intentar acelerar el proceso.

No deja de ser paradójico que me digan en una delegación que no me lo hacen porque todo está en otro lado y al final tenga que hacerlo desde un sitio centralizado donde seguro que no tienen nada y vete a saber si la máquina esa que no pilla el número de DNI es capaz de leer lo que le cuento.

Pero no cejo en mi empeño... y entro en esos trámites que teóricamente podemos hacer.

Vuelvo a decirle al ordenador que se fie de una página de la que él no se fia para entrar en otra sección:
Todo lo que dice el sentido común es que no te fies de una página que no es segura, pero bueno, aquí te dicen como obtener un certificado digital, algo que si te roban podrían utilizar para hacer de político español estandar por el mundo,  (abreviado, LADRÓN), y quitarte las credenciales, como quien usa tarjetas opacas, te vende preferentes (esos no son políticos pero se abrevia igual) o te compra el voto con una sonrisa profiden para devolvertelo luego con una buena colección de caries.

De todos modos entro en los requisitos técnicos, y sorpresa, me piden Windows 98 o superior.... resulta gracioso, no tengo windows porque aunque fuera gratis me parecería una mierda, así que menos aún iba a pagar por tenerlo. La administración no me deja otra opción cuando resulta que microsoft no ofrece ya soporte a windows 98, mi milenium, ni XP... así que tengo un DNI muy bonito que no puedo utilizar porque mi ordenador no sirve. Igual que no sirve el de nadie que no tenga ordenador por lo que ya me parezco más a mi madre con su teléfono góndola.


Podría coger el coche e irme un par de provincias más allá para entregar la solicitud, pero me gastaría el importe que pretendo recuperar en el viaje, por no hablar del día de vacaciones que debería malgastar para hacerlo y de la charla con la máquina del 060 para conseguir cita previa que seguramente podría obtener dentro de 15 días... fuera de plazo para, confiando que esta vez encuentre el funcionario que trabaja cobrando, que me de le razón y le diga al ayuntamiento que ha sido un error, que me devuelvan lo que me han cobrado indebidamente pues ya lo he pagado donde tocaba hacerlo.

Menos mal que no he tenido que pagar ninguna multa... pues ya no existe la caja en las oficinas de Tráfico, consecuencia de esa reducción de personal que tanto bien hace al paro de este país (aumentándolo). Así que si te ponen una multa, ya puedes tener una tarjeta de crédito para pagarla pues ni para pagar te pondrán facilidades y lo de cobrar, lo hará de nuevo una máquina que curiosamente no cobrará por cobrar.


Editado: Trafico me ha dado la razón y todo sea dicho, lo han hecho velozmente con lo que he podido reclamar al ayuntamiento las cantidades cobradas indebidamente, ahora solo falta que el ayuntamiento me devuelva lo que no debía haberme cobrado.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que son unos inútiles y unos sinverguenzas incompetentes. Lo he intentado decir en la página web de tráfico pero no hay espacio para ello.

Outsider dijo...

Anónimo, yo no generalizo a las personas pero como la incompetencia está tan bien repartida por el mundo, también los hay en la DGT.

Errores los cometen todos, sobre todo los que trabajan. Lo realmente difícil es enmendarlos. Ahora me toca ver si me toca ese grado de incompetencia en un ayuntamiento o por el contrario, el que lo arregla.

Por otra parte está la tendencia actual a reducir de todo y pretender aparentar más, otro nivel de incompetencia, mucho más arriba, mucho más incompetente.