miércoles, abril 28, 2010

El tonto.



El bueno, el feo, el malo... y el tonto.

Hoy no ha sido un buen día. Llevo varios días con una migración entre las manos y casi no tengo tiempo ni para comer, de hecho mañana me tocará hacer horas extras (de esas que no se pagan) porque los nombres de un montón de ficheros exceden de 260 caracteres, maldito sharepoint... lo curioso es que nos ha llamado el jefe para meter la bronca porque parece que hay gente que no está haciendo su trabajo... tocate los cojones, si alguien no trabaja... ve y diselo. Esta filosofía de reunir a todos y echar la bronca en general para que la recoja el que se sienta aludido me toca las narices. Cuando hay que repartir los "beneficios" no nos llaman a todos para que cada uno coja lo suyo... siempre pasa lo mismo, puede pasar que el que recibe los "beneficios" es el mismo que no hace su trabajo... y se lo dan, porque para una vez que lo hace, hay que premiarle. Los demás, los que trabajan siempre... esos no necesitamos alicientes, y seremos suficientemente inteligentes para discernir cuando nos reunen para echar la bronca a alguien que por lo demás, no habrá acudido ni a la reunión.

Despues resulta que no he podido mirar el correo a última hora y la bilbaina me dice que la mujer de un colega le ha dicho que se reunen unos cuantos a ver el futbol, preguntandome si yo iba a ir.

Tonto de mi, creyendo que era un correo que no había leido, he llamado para preguntar por la hora y resulta que nadie había contado conmigo, que no había leido el correo por la sencilla razón de que no lo había recibido. Que como todos sabían que no me gustaba el futbol... se me ha quedado cara de tonto y no se porqué pero me ha venido a la memoria esta película... aquella escena en la que se baten los tres en el duelo... y me he visto a mi mismo, pasando por detras de la escena, recibiendo los tiros que nadie recoge. Aquellas balas que salen de más en cualquier pelicula del oeste...

Puedes venir si quieres... ya... no si tienes razón, el futbol no me gusta mucho (¿como me iba a apetecer tomar una birra para olvidarme del dia de perros que he tenido?).

Mi hija me decía hace unos días que era una pena que no tuviera amigos, que en Alemania tenía muchos amigos y quedabamos con ellos... como además tenían hijos pues todos contentos... al final va a ser verdad... no debo tener muchos amigos.

Pero es cierto... no me gusta el futbol.

7 comentarios:

Titajú dijo...

A mi no me gusta el fútbol; como soy ama de casa no tengo jefe, pero creo que te gano en lo de tonta. Parece mentira que vuelva a caer siempre en los mismos errores: La cena de las madres de la clase de Raquel, que el año pasado acabó como el rosario de la aurora (y me pilló en el medio y aún no sé lo que hice, pero debió ser muy gordo porque dos me retiraron el saludo y al pedir explicaciones me dijeron que "el alcohol hace estragos" y resulta que yo no bebo porque no me gusta), y me he vuelto a apuntar.
Perdón, no soy tonta, ¡soy gilipollas! (y además, masoquista).
No te preocupes, siempre nos quedará internet.

Eloise Kelly dijo...

Jeje , está visto que no ha sido un buen día para unos cuantos Out ...

Menos mal que mañana será otro día 8igual o peor , pero otro)

Javier Caballero dijo...

A mi tampoco me mata el futbol, tampoco quedé con nadie, también pieso que soy un tonto, tengo pocos amigos, pero esos pocos... son muy buenos.

zayi dijo...

Yo no tengo muchos amigos, pero los que tengo son leales hasta la muerte. No hace mucho me pasó algo muy parecido con alguien en quien confiaba...se pasa chungo....
Un abrazo.

Rembrandt dijo...

Tampoco te lo debes tomar tan en serio y te lo dice alguien que en algun momento se sintió el ombligo del mundo jeje.
Suele pasar que se olviden de nosotros , pero no por ello dejan de ser amigos, verdad?
Tengo pocos amigos , pero buenos, tienen sus defectos , pero quien no?

No te preocupes , ya pasará un mal día lo tiene cualquiera.

Besos para tí.
REM

saroide dijo...

Ánimo, fijo que pronto haces amigos de esos que tampoco soportan el público y son maravillosos, como tú ;)

Outsider dijo...

En realidad no he tenido ningún conflicto por ello, la reflexión en la que he entrado se debe más a mi forma de vida que a otra cosa. Tantos cambios de domicilio te acercan a muchas personas, tienes tantos conocidos que dificilmente puedes recordar el nombre de todos ellos, de hecho no puedo. Muchos de esos conocidos se convierten en amigos, pero muy a tu pesar acabas perdiendo el contacto con ellos como con el resto. Amigos hasta en el infierno... si existiera tal lugar, ya tendría unos cuantos allí.

De esos que se dicen de toda la vida, no tengo más de 4 amigos y no se practicamente nada de ellos, pero supongo que para ellos, el del infierno... soy yo.