viernes, mayo 22, 2015

El derecho a huelga y el circo.

No soy muy futbolero, la verdad es que es un circo que no me atrae demasiado, las pocas veces que lo he visto ha sido en compañía de amigos en ocasiones más o menos especiales, el futbol era por tanto una excusa más para tomar unas cervezas y he de reconocer que en alguna ocasión me lo he pasado bien pero no se nada de ese deporte.

Hasta hace nada creía que los futbolistas estaban en huelga, y resulta que no, que no les han dejado hacer huelga, se alega que los motivos eran políticos, otros dicen que la huelga iba a suponer un grave perjuicio y los más aseguran que la hacían para pedir más dinero.

Desconozco los motivos por los que pretendían hacer la huelga, pero hasta la fecha la mayoría de las huelgas tenían un fondo político, de hecho una huelga general se hace directamente contra el Estado independientemente de que hayan sectores o negocios que no tuvieran motivos particulares para hacerla. Toda huelga supone un grave perjuicio, volviendo a la general, paraliza la actividad de un país y de hecho los piquetes actúan de modo que intentan que no pueda trabajar ni quien tenga intención de hacerlo, y por último, la motivación más extendida para realizar una huelga es la de reclamar mejoras salariales, es decir, cobrar más dinero. Por lo que una huelga del futbol no tiene ninguna diferencia con cualquier otra.

De hecho, partimos del supuesto de que los futbolistas son trabajadores a sueldo, es decir, están amparados por el mismo artículo 28.2 de la constitución que asegura que el de huelga, es un derecho constitucional que no ampara a todos los trabajadores pues los militares y los guardia civiles carecen de dicho derecho, no tan fundamental por tanto. En tanto y cuanto los futbolistas no forman parte de estos colectivos, tienen derecho a la huelga en defensa de sus intereses.

Nada obliga a que esos intereses coincidan con los del resto y por ello, porque no coinciden deciden convocar la huelga. Los piquetes en este caso no creo que bloqueen autobuses, ni calles, pueden no jugar, y si el equipo quiere y tiene otro jugador para hacerlo, le sustituye, pero parece que todos estaban de acuerdo. ¿porqué interviene la audiencia nacional en contra de un derecho fundamental?

Solo se me ocurre pensar en el circo, ese que entretiene al pueblo y se olvida del resto de sus problemas, debe ser preferible tener un país en huelga que cerrar el circo... y así nos va.