miércoles, julio 22, 2015

Cafetera Saeco Minuto... y SAT- Napoles, el peor servicio técnico de Zaragoza.

Parece que estamos reñidos con las máquinas de café, ya me salió rana la nescafe-dolce-gusto, y desde entonces estuve funcionando sin cafeteras automáticas. Encima mi gusto por el café se terminó de refinar en Italia con los tres años que allí pasé tomando café en las cafeterías, era algo simple, parabas el coche en medio de la calle con todos los demás, te tomabas el café, que no solo era exquisito sino que además era muy barato, volvías al coche y te incorporabas al atasco sin haber perdido más de una docena de sitios.

Al final compramos una cafetera de las "buenas", o eso creíamos.

La elegida fue una saeco-minuto, que ahora es phillips, para que luego digan de los italianos.


Al año de comprarla se rompió el molinillo de café, phillips nos remitió a uno de los dos servicios técnicos que había en Zaragoza, allí nos trataron bien pero por jubilación o por la causa que fuera ya no existe el sitio.

La semana pasada, aún dentro de la garantía, la cafetera empezó a soltar poca agua en la limpieza previa que hace al enchufarla. Despues, empezó con un ruido y los cafés los empezó a hacer extremadamente cortos de café a lo que se añadía que goteaba en exceso una vez finalizado el proceso.

El descalcificado se lo hacemos siempre que lo pide la máquina con el líquido de saeco, no obstante usamos agua filtrada y aquí no es demasiado dura de todos modos. Así que procedí a realizar una limpieza desengrasante, unas pastillas, también de Saeco que encontramos en el corte ingles.

La pastilla se mete por la admisión de café molido y segun las instrucciones se hace el proceso a medias, se apaga para que haga efecto, y se vuelve a encender dandole ciclos en vacío (sin poner café eligiendo nuevamente la opcion de café molido) para limpiarla. Simple, fácil... pero inútil.

Después de unos ciclos el ruido se acentuó y por el distribuidor de café rebosaba el agua por lugares distintos a los agujeritos de rigor.

Hice el proceso hasta con 4 pastillas, pues aunque la primera parece que la ignoró, las restantes soltaban un poso que me indicaba que debía haber alguna obstrucción en la máquina.

La llevamos al servicio técnico, al único existente en una ciudad de 600.000 habitantes. se llama SAT-Napoles y está en la calle Cordoba, por detrás de torrero en La Paz, un sitio en el que los coches aparcados tienen más de 15 años... el tiempo que llevan aparcados sin moverse para no perder el sitio.

Abren por las mañanas y solo una tarde y durante dos horas, siendo el único servicio oficial está a parir de gente, no creo que les vaya mal el negocio pero me extrañaría que nadie repitiera en el sitio, es más recomendable tirar lo que sea y comprar otro, supongo que por ello les han escogido como servicio oficial.

El trato fue horroroso, no me podía creer que me dijeran que hacía muchos cafés, exactamente 4 al día no todos los días, en una máquina que cuesta 400 euros, algo menos por pillar una oferta del corte Ingles. No se si cuentan como ciclo todos los que hace la máquina para arrancar y parar, o todos los que se necesitan para hacer una limpieza, pero que cuatro miseros cafés sean suficientes para atascar una máquina en periodo de garantía, manda cojones.

Me dicen que ha bastado con limpiar el distribuidor de café, cosa que no pone en ningún lugar como se hace y me indican que la próxima vez no lo cubre la garantía. En las observaciones escriben que se deben limpiar todas las partes móviles, pero no hay ninguna instrucción de como limpiar la pieza que se ha obstruido, que solo se puede limpiar en la casa oficial... es decir, que tengo que pasar por caja todos los años.

Encima tienen la desfachatez de decirme que la garantía empieza en la fecha de la reserva de la máquina y no en la de entrega restregandome su supuesto conocimiento de la ley del consumidor, cuando le digo que en el Corte Ingles nos dijeron lo contrario, me dijeron que en el ticket no ponía que era lo que había comprado así que me tocó también ir al Corte Ingles para que me emitieran una factura, (NOTA: Siempre que compreis algo, sellad la garantía y exigid factura completa que indique que es lo que estais comprando. No os creais eso de que el ticket es suficiente).

Para más inri, al llegar a casa descubro que el tapón de plastico que une el dispensador de agua caliente a la máquina está roto, y dentro de la maquina encuentro un tornillo que no han puesto vete a saber donde.

Conclusión, no vale la pena, hace buen café pero pasa por el taller todos los años y me dicen que seguirá haciendolo, de hecho las cosas no suelen funcionar mejor con el tiempo.

Cuando venza la garantía intentaré averiguar como se despieza para hacer yo la limpieza porque tengo claro que a esos chapuzas no vuelvo, es preferible llevar la máquina a la tienda en la que se ha comprado, seguramente sea mucho más fácil aparcar y antes de volver a ese servicio técnico me llevo la máquina a otra provincia o país.