jueves, noviembre 27, 2014

El helicóptero que no curó la hepatitis.

Hace un tiempo me contaron la burrada que costaba cada uno de esos helicópteros con los que hacen fotos a quien se le ocurre cometer una infracción en la carretera. El helicóptero cuesta unos 2'5 millones de euros... usado, no he encontrado lo que cuesta nuevo, pero me imagino que por mucho que se consigan descuentos por comprar varios, no será menos que eso.

El radar ese que le ponen vale entre 60.000 y 170.000 euros, teniendo presente la capacidad negociadora de nuestros representantes y las pérdidas de capital por el camino de la contratación, ya estarán más cerca de los 200.000 que de los 60.000.

Tiene un par de horas de autonomía y una hora de vuelo viene a salir por unos 1500 euros según la misma fuente aunque si contamos el coste por mantenimiento no puede ser inferior a 2500 euros. Salvo que realice la vigilancia tan solo en las proximidades a su base, el tiempo "on station" no creo que sea muy superior a una hora por misión.

El radar en cuestión no está fijo apuntando a la carretera, primero se localiza al objetivo, se apunta, se sigue la trayectoria del vehículo con el radar y después se determina a la velocidad a la que circula. No es una velocidad instantánea como la de un radar fijo, sino que es más bien una media como la de un radar de tramo por lo que el tiempo que tiene que estar apuntando sobre un vehículo es algo más largo que simplemente un "pasaba por allí". El proceso de pasar de un vehículo al siguiente no será inferior a unos 5 minutos y no todos los coches van con exceso de velocidad. Controlar una vía secundaria donde pasa un coche de uvas a peras es anti económico pues no pueden pasar rápidamente de un vehículo a otro por lo que solo pueden fijarse en las zonas con más tráfico y más rápido, autopistas o vías rápidas con mucho tránsito... y no demasiado pues tampoco correrían. De hecho buscan en el interior de los vehículos para encontrar otras infracciones, esas que tanto nos sacan en la tele para decir lo malos que somos al volante.

Por muchas multas que pongan, (éste por ejemplo solo puso 2 en una misión de 1.5 horas) el coste de dichos sistemas es francamente excesivo, sería mucho más barato poner radares de tramo en muchos más tramos, el mantenimiento no sería superior y en cualquier caso la hora de funcionamiento sería mucho más barata... pero claro... nadie sacaría beneficio por la compra de aparatos tan caros.

Y todo ello con el noble objetivo de reducir las muertes por accidente de tráfico. En 2013 se dieron mucho bombo de que no llegaron a 1000 los fallecidos por accidente de tráfico, claro que muchos de los accidentes se dieron por culpa de la climatología en carreteras en las que el helicóptero ese tampoco habría podido volar porque no circulan suficientes vehículos. En todo caso  en un mismo accidente suele fallecer más de una persona y que no todos los accidentes se deben a exceso de velocidad, de hecho la DGT cifra en 500 muertos anuales los debidos al exceso de velocidad por lo que el numero de accidentes por exceso de velocidad tiene que ser proporcionalmente inferior.

Aquí dice que vuelan 4 horas al día, teniendo presente que son 12 unidades volarían un total de 17520 horas al año (ya serán menos... porque no vuelan ni con mal tiempo ni cuando están en revisión) así que la inversión anual en esos helicópteros en horas de vuelo que se producen para evitar esas 500 muertes es de más de 43 millones de euros sin entrar en el coste del personal (que para la mierda que pagan a sus funcionarios supongo que la consideran irrelevante).

El mismo año, 2013, se produjeron un total de 1084 trasplantes de hígado. La inmensa mayoría de los cuales se produjo por culpa de la hepatitis C... el coste para la sanidad de dichos trasplantes (a 55.000 euros por trasplante) superó los 59 millones de euros.

En España hay más de 900.000 enfermos de hepatitis y mueren más de 4000 al año porque no reciben la medicación que les podría curar en un 90% de los casos. Esta medicación cuesta 60.000 euros por paciente, es decir, dando el tratamiento a 4000 al año, costaría 240 millones de euros anuales salvarlos en su mayoría. Los trasplantes no llegan a la mayoría, pero se ahorrarían buena parte de la necesidad de los mismos, y en todo caso el tratamiento anual de un enfermo de hepatitis es también sumamente caro, dinero que también podrían ahorrarse.

Si se gastan 43 millones en evitar 500 muertes... ¿no sería de recibo gastar unos pocos más en evitar 4000?