martes, febrero 08, 2011

La ley apagada.

Digo yo que si a la prohibición de beber alcohol la llamaron la ley seca... a no fumar se la puede llamar la ley apagada.

Hoy nos hemos enterado de que al local insumiso, ese que puso letreros anunciando que allí no se iba a prohibir fumar y del que alguien avisó oportunamente a las cadenas de televisión para que pudiera recibir la publicidad correspondiente (por insumiso... no para ganar más dinero) le han puesto una multa de 145.000 euros. (Menuda frase más infumable... digo incomestible que me ha salido).

Faltan 3 días, 14 horas y 20, 21, 22 segundos para que hayan pasado dos años y cuatro meses desde que dejé de fumar... y ya no lo hecho de menos cada vez que me tomo un café, una copa, una cerveza o espero a que se ponga el semáforo en rojo, en verde o en amarillo. Vamos... que podría decir que no lo he dejado, que solo me estoy dando más tiempo entre el último que fumé y el siguiente porque como dije entonces, hay tantas razones por las que sentirse mal, que una más no iba a cambiar demasiado el panorama. Pero no fumo.

No fumo en la cafetería, a la que voy todos los días a tomar el café y no se si se puede o no se puede fumar, tampoco fumo en el curro... mira, uno de los sitios donde me resulta una ventaja pues mientras los demás, los que fuman, salen a fumarse el cigarrito... yo me conecto a internet no sea que alguien piense que soy el único que trabaja y no pasa nada.

Claro que me pongo en el perfil de fumador, me resulta bien fácil hacerlo, y pienso que voy a tomar una cerveza o un café y veo en la derecha una bar vacío, con el aire limpio y que no me dejan fumar y otro, al lado, en el que sí se puede fumar porque se las trae floja que pongan leyes que lo prohiban... pues yo... fumador... seguro que voy y me quedo solo en el que no se fuma porque me gusta salir entre sorbo y sorbo a fumarme un cigarrito en la calle.

Así no me extraña que los sitios en los que cumplen la ley pierdan clientes, pero no se los roba la ley, se los roba el bareto de la esquina donde siguen pudiendo fumar. 145000 Euros se me antoja poca multa si tenemos presente que al paisano se la sigue trayendo floja, la ley prevee hasta 600.000 euros de multa y como decía uno en el País, ¿que hay que hacer para que te pongan la máxima?, digo yo que no solo hay que permitir fumar, sino que además tienen que animar a hacerlo delante de niños y enfermos del pulmón.

Eso sí, tambien me pongo en el papel de alguno de los propietarios de restaurantes, digo de algunos porque no todos tuvieron que hacer ninguna inversión para que se pudiera fumar. Hay sitios en los que se gastaron una pasta en construir areas para fumadores y la verdad es que la inversión ahora solo se puede reciclar como parque de bolas para los niños... pero claro, esos consumen poco. Digo yo que les podían dar libertad para crear zonas ahumadas, si quieres fumar, te pides el café y luego te encierras en la zona ahumada. Yo lo hacía en el aeropuerto y la verdad es que era el único sitio en el que se hablaba... la gente miraba desde la jaula al exterior como en aquella pecera del sentido de la vida... buenos dias Fred, buenos dias... y además tenían asientos... que el resto del aeropuerto no tenía casi.

En fin... la ley apagada... así que a pagar... y en cualquier caso, se prohíba o se autorice, hayan accidentes o no, si sube el pan o se contamina el aire... la culpa es del gobierno, el que sea.

6 comentarios:

aina dijo...

Pues a mí esta ley me cabrea sobremanera, porque no fumo ni he fumado, pero antes ...con no ir a los bares impregnados de humo ya estaba, pero ahora no hay quién pasee por la calle sin ser absorvido por una humareda de gentuza que sale de los bares para dar 4 caladas en la acera, vecinos a mi portal.

Outsider dijo...

Esos ya estaban antes de la ley. Sobre todo en las escaleras de las casas donde alguno de los que se queja por no poder fumar en el bar, fumaba porque tampoco lo podía hacer en casa... que yo he sido uno de los que ha salido a fumar a 15 bajo cero... como para no dejarlo.

aina dijo...

¿Me quieres hacer creer a mí, alma de cántaro, que alguien baja a la calle a fumar porque en su casa no se lo consienten?¿qué pasa?¿no hay ventanas,patios, balcones, orificios, respiraderos en las casas?

Outsider dijo...

En mi caso, salir al balcón y salir a la calle era lo mismo. Abrir una ventana a 15 bajo cero era un crimen contra la calefacción y el respiradero de los cuartos de baño... eran ventanas tambien. (con cristales opacos que de noche no "opacaban" nada y me hacían sentir un poco exhibicionista a la hora de ducharme). Te aseguro que son muchos los que fuman fuera de casa, forzados o sin forzar y también los he visto sentados en las escaleras con el pijama, el cenicero y el periódico que de hecho parecía que estaban haciendo otra cosa allí sentados...

Titajú dijo...

En mi casa está prohibido fumar en todas las dependencias, que tampoco son tantas. De hecho,. hace siete años que mi hermana no viene a verme por esa razón.
Yo, que nunca he sido fumadora, no me cabe en la cabeza que alguien tenga un local adquirido con su dinero y con el sudor de su frente, y que no pueda permitir fumar.
No lo entiendo.
en mi barrio hay un colegio al lado de otro, y en el medio un supermercado. Los que fuman casi se tienen que salir del barrio porque el área de influencia de uno se toca con la de otro y no hay quien fume.
si fumar es tan malo, que no permitan la venta de cigarros y cigarrillos.
Pero ¡claro! son muchos impuestos los que no entrarían...
Eso y que mi padre cogería una escopeta de cañones recortados y se cargaría a media España, sabiendo que ya no está en edad de ir a la cárcel, y que no chochea en absoluto.

Outsider dijo...

Eso mismo decían en un bareto de mi pueblo donde se fumaba maría... era consumo privado, no traficaban... bueno, el camello entraba y salía.

La prohibición a fumar en los locales se basa en los curritos que no tienen más cojones que tragarse el humo... claro que eso mismo les pasa a los que curran en la mina... lo que deberían hacer es negociarlo por convenio y pagar más a los curritos de los sitios en que se fuma. Por peligrosidad. Al mismo tiempo, del modo que se paga menos por la licencia de un sitio en el que no se sirva alcohol... que se page más por la del sitio en el que se fume... y todos contentos.