martes, febrero 23, 2010

Un vals algo pequeñito para Eurovision

Ayer, mientras decidía retirarme indefinidamente del silbido, estuve viendo la gala final de candidatos para Eurovisión. Desde que me enteré de los bodrios que partían como favoritos para la charada de concurso no me volví a preocupar por el mismo pero la bilbaína decidió que era el programa que quería ver.

En nuestra calidad de españoles en el estranjero, hemos tenido ocasión en varias ocasiones de aportar nuestro voto telefónico por los candidatos españoles, me sorprendía que votar en el extranjero resultaba mucho más barato que hacerlo en España y me sentía satisfecho si conseguía algún punto procedente del país desde el que votaba.

Nunca pensé, sin embargo, que se pudiera ganar el concurso. Haciendo la porra sobre que canción era la que más nos gustaba de las que sonaban, era raro que la ganadora estuviera entre las elegidas. Era más una cuestión de simpatía, emigración compartida o simplemente tongo telefónico que permitía que las mismas nacionalidades, independientemente de la canción presentada, se erigieran siempre como las más votadas.

España, como Francia y Alemania, no parecen gozar del apoyo de muchos amigos, y sus nacionales en el extranjero no son ni suficientes ni están motivados para apoyar a su pais... cosa que cuando se hace, tampoco dice nada de la calidad de la canción.

Ayer me llamó la atención el hecho de que en casa coincidimos con la canción que más nos gustaba, después el jurado se decantó por la misma y lo más curioso, el voto telefónico se volvió a decantar por esa canción que no partía como favorita.

No se si a ello contribuyó que el mayor impresentable de los que actuó se puso a insultar al público invitandoles claramente a pasar de él, llegué a pensar que formaba parte de un live show preparado para forzar el voto a algún tema que pudiera valer la pena pero eso es parte de mi pensamiento... o más bien de mi malpensamiento que me hace ver todas las opciones, hasta las más absurdas.

Lo cierto es que un vals, algo pequeñito, cantado por un desconocido Daniel Diges, representará a España en la próxima entrega del pasatiempo eurovisivo en donde sería una sorpresa mayúscula que consiguiera destacar lo más mínimo. Es una canción que trae recuerdos infantiles, pero no de mi infancia, sino de la de mis hijas, porque parece sacada de una película de Disney. Bueno... no de Disney, a mi me recuerda más a Anastasia, quizás sea porque esta última también suena a ritmo de vals, quizás sea porque habla de algo pequeñito, algo chiquitito que sueña con algo mucho más grande...

No se... un miembro del jurado se preguntó que iba a pensar el resto de Europa con el "algo pequeñito"...e ironizó sobre a que parte de los españoles se podía referir, pero no importa. El cantante tampoco gana por su presencia que parece sacada de otra época, pero la canción, infantil o no, a mi me ha gustado, que quede bien o mal en el concurso es ya irrelevante solo se que esta mañana me desperté con el estribillo pegadizo del algo pequeñito... y eso me parece suficiente para no sentir que quede como quede, al menos este año no se podrá decir que la canción era más de lo mismo o el esperpento habitual.

No puedo insertar el video,... así que aquí teneis un enlace.

http://www.youtube.com/watch?v=sXHBQqIRe5c

8 comentarios:

leticia dijo...

Muy bonito el "Algo pequeñito". Nunca se sabe, a veces lo más simple es lo que más gusta.

Titajú dijo...

No voy a pinchar en el enlace. Cuando fue a Eurovisión el impresentable aquel del chikilicuatre, yo estaba de crucero por el Mediterráneo, y me sentí muy violenta cuando unos señores de la mesa de al lado que habían visto la gala nos pusieron de incultos y tontolculos a los españoles que no había por donde cogernos.
Y yo quería que me tragase la tierra.
Así que no quiero saber nada de Eurovisión; a ver si la prohiben de una vez y dejan de hacer estupideces con el dinero público.

Outsider dijo...

Titaju, opino como tu, y tambien estuve fuera soportando las mofas o peor aún, el silencio en forma de vergüenza ajena que nos devolvía a nuestra españa de peineta y pandereta pero la canción ganadora es, como dice Tilie, bonita y simple, al menos nadie podrá considerar que era mala.

Otra cosa es que efectivamente tengamos que financiar un festival que parece más una verbena de pueblo en el aquel que tiene más amigos y despierta más simpatías resulta ganador... si los Nobel se dieran por popularidad no tengo muy claro quien ganaría... aunque ahora que lo pienso igual los dan por popularidad.

Si con las llamadas telefónicas son capaces de financiarlo... pues bien... pero si no... yo tampoco comparto el gasto que hacemos para que unos pocos se peguen unas vacaciones pagadas todos los años.

silversroadnottaken dijo...

te puedes creer que desde que azucar moreno cantó en eurovision no he vuelto a verlo...

Outsider dijo...

No sabía que habían cantado en eurovisión así que no se de cuanto tiempo me hablas. Yo creo que lo sigo, de esas maneras, desde hace unos 9 años aunque no recuerdo las canciones por años y seguramente me olvidaría alguna. Cuando llegan las votaciones me traen un teléfono, me dan un número y llamo hasta que dicen que ya no se puede... una estupidez... lo se... pero a veces es mejor no llevar la contraria y total, tampoco pierdo tanto y al final me echo unas risas con el presentador ese que adivina las votaciones con pura estadística.

silversroadnottaken dijo...

puff yo era mu chicaaaaaaaaaaaa jajjajajja

saroide dijo...

A mí no me gusta demasiado esa canción; pero si un país se presenta a algo así, que lo haga bien (es decir, dentro de la lógica del concurso en cuestión), ¿no? ;)

Outsider dijo...

silvers, y lo sigues siendo... ¿no?

sara, es algo peliagudo, no representa al país, sino a una cadena de televisión, pero como es pública... de alguna manera si lo hace, pero ya ha quedado demostrado que tiene más audiencia por friki que por seria... y como las votaciones no tienen nada que ver con la calidad de las canciones... al final casi que da lo mismo. Salvo claro está, que te pille en el extranjero o con extranjeros y te conviertas en el hazmereir del resto...