domingo, noviembre 27, 2011

Arroz con bogabante y chirlas daloque.

Ya lo veo venir y dentro de dos ratos no podré darme ningún homenaje, yo soy aquellos de los que piensa que si no tienes mucho y lo repartes mucho, toca a nada... que si te lo gastas todo de una lo disfrutas al menos una vez.

Este fin de semana ha sido de homenaje al marisco. Ayer pasamos por el mercado y nos trajimos buey y bogavante vivitos y coleando más unas gambas y unas chirlas que escupían agua fuera del recipiente en el que se encontraban.

El buey lo cocimos ayer, una hembra llena de carne y huevas que repelamos con la cabeza mezclándolo con un baño de sidra natural... ciertamente, exquisito. Para cocerlo usé una receta de internet, esta vez probamos con el laurel, normalmente lo hacemos sin, y reservé parte del caldo de cocción.

Hoy hemos comido 2 adultos y dos niños así que para el arroz con bogabante utilicé los siguientes ingredientes

Un bogabante. (la cola a rodajas y la cabeza partida en dos mitades)
1/4 kg de gambas.
1 calamar
1 cebolla
caldo de pescado
Tomate rallado.
ajo
azafrán
Laurel
carne de pimiento choricero.
sal y aceite.

Los tomates eran de esos pequeñitos, una especie de híbrido entre cherry y pera... la cantidad que se ve en el plato es la que usé. Por detras se ve el calamar cortado en cuadritos pequeños, pero si a los niños no les gusta sale a cuenta cortarlos más grandes, es más fácil separarlos en el plato. La cebolla en cambio es más rentable cortarla bien pequeña ya que desaparece en el plato. El bogavante me lo cortó el pescadero...

 Se pone aceite y un poco de sal en la paella con una hoja de laurel y se frien ligeramente las gambas y el bogavante.
Se retira en un plato aparte y se pocha la cebolla... es decir, se fríe a fuego lento para que no se arrebate. Cuando clarea se echa el calamar (se pueden añadir gambas peladas también), cuando este empieza a parecer hecho (o las gambas empiezan a tomar color) se echa ajo picado... yo tengo un exprimidor de ajo y da mucho gusto y aroma sin verse.
Una vez ha dado aroma a toda la cocina se echa el tomate rayado.
Todavía nos queda azafrán de cosecha propia... pero el pimiento choricero es de bote... se añade cuando el tomate ha reducido un poco, se remueve un poco y se echa vino blanco (como no tenía añadí sidra natural, pero sin pasarse, solo un chorrito)

Aparte es conveniente tener el caldo de pescado caliente. El arroz se puede mezclar en este punto con el sofrito y se añade el caldo durante unos 15 o 20 minutos dependiendo del arroz.


Este es el resultado final.
En mi caso eché el caldo antes que el arroz para ir preparando las chirlas y sacar los dos platos a la vez.

Chirlas daloque

Ingredientes:

Chirlas... de ahí el nombre.
Cebolla
ajo
laurel
tomates cherry
sidra natural
pimiento choricero

Evidentemente, era interesante utilizar tantos ingrediente como fuera posible del plato que estaba haciendo al mismo tiempo... puse a pochar la cebolla a la que añadí después el ajo picado menudo y los tomates cortados por la mitad. Estos los aplasté contra el fondo con la espátula.



(En ese momento arranqué la paella de nuevo... cuando se puso a hervir el agua añadí el arroz...)

Después añadí el pimiento choricero y antes de que se quemase añadí un chorrillo de sidra. Cuando se puso a hervir añadí las chirlas y tapé. (Las chirlas, que venían en agua de mar las había cambiado de agua un par de horas antes y les había añadido sal y un chorro de vinagre para que soltasen arena en caso de que tuvieran... ) En cuanto se abrieron las almejas paré el fuego hasta que la paella estuvo terminada y entonces le di un poco más de calor para que durase en la mesa.



La paella la dejé reposar unos minutos tapada antes de empezar a servir...

La acompañamos de un Ferrari Rosé... en España venden más barato un Segura Viudas rosado que a mi parecer está igual de bueno o mejor.

7 comentarios:

sylvia dijo...

Madre, qué pinta(s)!! Se va directamente a mi archivo :) Gracias x compartirla

Outsider dijo...

De nada. Una es receta de la abuela... y las chirlas, daloque... vamos, da lo que encontré para hacerlas y valió la pena.

Titajú dijo...

El Galicia decimos que todo lo que lleve marisco tiene que tener laurel; la próxima vez ponle más de una hojita, como dos o tres. Y si sólo lo vas a cocer, sé generoso con la sal y con el laurel.
Enhorabuena, tienen una pintaza estupenda.
Me han dicho que hay en Asturias un restaurante que en vez de hacer fabes con almejas, hacen fabes con centollo. ¡Y le tengo unas ganas!
¿Por qué siempre acabo hablando de comida?

aina dijo...

Qué bien se alimentan algunos. Eso tiene pinta de estar como para repetir.

Outsider dijo...

Titajú, al cocer el buey también puse laurel así que he seguido tu consejo... de todos modos un gallego me echó la bronca una vez precisamente por echarle laurel, ya ves.

Aina, piensa que era para dos adultos y dos niños... así que para repetir varias veces... pero del prosecco no sobró nada...

Titajú dijo...

Pues es como a las castañas cocidas, o les pones hinojo o no saben a nada.

Outsider dijo...

Nunca he cocido castañas... ¿están buenas?

Como degustador profesional más que cocinero... a mi también me gusta más con laurel.