jueves, enero 14, 2010

Todos rezando y Dios de vacaciones.

Eso... o resulta que están rezando al Dios equivocado, porque con tanta oferta no es posible que todos tengan razón. Otra opción sería que en realidad todos tuvieran razón, y hubiera una pila de Dioses, al menos uno para cada religión y varios para las politeístas como la católica que eleva a los santos a la categoría de dioses ya que les rezan a los innumerables nombres de la virgen para pedirle a cada nombre según la naturaleza del deseo, como cuando le piden un imposible a Santa Rita.

El terremoto de Haití vuelve a sacar toda la religiosidad a la calle, por debajo de los escombros se escucha a la gente rezando a Diós, al demonio o a quien pase por allí. Es fácil entender como en una situación como esa, cada cual se aferra a todas las posibilidades, hasta las imposibles, total, no va a estar peor por ello y el hecho de rezar puede que le ofrezca el alivio que nadie más puede darle ya que es posible que crea que sirva para algo.

Lo cierto es que de cuando en cuando, consiguen sacar a alguno de estos que está rezando de entre los escombros, la gente aplaude y se emociona por las imágenes de ese que se ha salvado y dan gracias a Dios por haberlo hecho posible... pero cojones, creer que Dios tuvo algo que ver en su salvación es sinónimo de creer que tuvo alqo que ver con la muerte de todos los demás, más aún, sería equivalente a creer que tuvo que ver con la causa del terremoto.

Menos mal que no creo en nada, pues si fuera creyente, me estaría cagando en su puta madre.

Pero claro, los que murieron no pudieron salir para decir que sus rezos no tuvieron éxito y todos los que sobrevivieron rezando pensaron que lo hicieron gracias a ello y por tanto reafirmaron sus convicciones siendo las únicas declaraciones que despues se hacen públicas por lo que mucha gente acaba más convencida de sus creencias.

10 comentarios:

carlota. dijo...

Lo que dices muy cierto , hará el mes que viene 11 años se mató un sobrino mío en accidente , de los 5 chicos sólo se murió él , un día la madre de uno que sobrevivió me dijo "gracias a dios mi hijo no se hizo nada" yo le contesté "y gracias al mismo dios , mi sobrino se mató".

Un beso

Outsider dijo...

El comentario de la madre no fue muy afortunado. Quiero pensar que ese "gracias a dios" era una frase hecha y que no le atribuía ningún merito a ningún dios.

Titajú dijo...

Cada uno se aferra a la tabla que puede. A mi, pensar en Dios me ayuda, pero de la misma manera que no le echo la culpa de lo malo, tampoco creo que todo lo bueno sale de su mano.
A ver, hay una cosa que es cierta porque siempre lo compruebo: Dios no cierra una puerta sin abrir una ventana y que esta vida, en esta vida, es imposible de entender.

zayi dijo...

Hoy alguien me dijo que lo del terremoto fue un castigo por tanto vudú... y yo me digo... ¿Acaso el Dios que me tratan de inculcar y que mata de ese modo, es mejor que el vudú???...el fanatismo religioso no conoce fronteras... A mi me apatece creer en un Dios distinto al que me pintan, he ahí la razón de que me llamen atea...
Besitos

Outsider dijo...

Titaju, No voy a intentar convencerte porque se que es una tarea tan imposible como intentar convencerme a mi de lo contrario, en todo caso no creo en el determinismo divino ese que dice que Dios lo sabe todo, hasta lo que ha de pasar, pues nos deberíamos rendir a la evidencia de que hay un destino escrito y que da lo que se haga pues Dios habrá dispuesto que así ocurra. Siendo así, no tiene ningún sentido rezar ni esperar favores divinos pues estos llegarán, o no, independientemente de que se rece por ellos, ya que hasta el rezo en sí habrá sido algo previsto en el destino del individuo.

Por otro lado, que no deja de ser el mismo, hace poco leí en el blog de Alberto (tres monos) un comentario de Almazul en el que se reflejaba que al final, los que realmente creian en la bondad humana eran los ateos, pues no actuaban por obediencia a las normas de ningún dios ni por temor a su castigo por romperlas, sino que actuaban con bondad porque realmente creian que esa era la forma en la que debían actuar.

Outsider dijo...

Zayi, esa necesidad de creer en algo ha estado en la naturaleza humana desde tiempo inmemorial, es un efecto secundario del desarrollo de la propia inteligencia en la que las preguntas se anticipan al momento en el que se está en disposición de responderlas y se prefiere inventar una respuesta antes de dejarla pendiente para el momento en el que se pueda responder.

El centro del universo ha ido cambiando según se ha ido avanzando en el conocimiento y la mayoría de las respuestas que antaño daban por medio de la religión (de cualquier religión), ahora son absurdas pero sigue existiendo mucha gente que se aferra a respuestas que van en contra de todo sentido común.

Titajú dijo...

¿Tú conoces unos versos que dicen "no me muevo, mi Dios, para quererte, el cielo que me tienes prometido?

Outsider dijo...

No, no los conocía, pero ya te digo, no tenía ninguna confianza en que pudiera convencer a nadie que no estuviera ya convencido. Vamos... que para jefe de secta no habría valido.

Titajú dijo...

Pues es lástima, te podrías forrar...

Outsider dijo...

que conste que lo intenté, eh, pero no conseguí una legión de adeptos, solo me lee gente que sabe pensar por sí misma, cosa de la que me siento afortunado por otra parte.