viernes, febrero 18, 2011

Prestamistas o usureros... deudores, morosos o chorizos.

Los jueces no parecen ponerse de acuerdo, a unos les dan la razón diciendo que pueden entregar el piso en pago de la deuda y a otros les dicen que no... que tienen que seguir pagando al más puro estilo de el padrino... o aplicando el cuento de la liebre... da igual lo mucho que pagues los intereses crecerán de forma que siempre te faltará la mitad por pagar.

Pero el problema, como todos los problemas, tiene varias caras.

Supongamos que como en otros lugares, se aprueba una ley o una norma segun la cual se acepta la dación en pago para saldar la deuda. (es decir, si has firmado una hipoteca que no pagas, se quedan la casa y nada más).

En EEUU ha sido y es un procedimiento habitual ya que a pesar de que allí las casas sí se devalúan por antiguas, (como es lógico salvo que se trate de propiedades con interés histórico) lo cierto es que por lo general acababan costando más de lo que se pagó por ellas, al menos en términos absolutos, y era dificil (al menos eso creían) que el banco no pueda recuperar la inversión.

Con ese supuesto, cualquiera se podía  vestir con sus mejores galas y acudir al banco a pedir un prestamo de un millón de euros o lo que le diesen para comprar una casa sin regatear los intereses ni los gastos que evidentemente se incluían en la hipoteca. La mayoría de las hipotecas de los últimos tiempos eran superiores al valor de las viviendas y de hecho servían para comprar el mobiliario y hasta el coche, de ahí que la crisis de la construcción y su repercusión en la concesión de hipotecas haya hundido también las ventas de muebles y de coches.

En cualquier caso, supongamos que pudo comprar sus muebles y el cayanne con el dinero de más de la hipoteca... lo siguiente es no pagar nada. Hasta que le desalojen puede seguir en la misma casa, de hecho, se mantiene como ocupa de la misma incluso despues de desalojado y se ha ahorrado el alquiler durante el tiempo que ha estado como ocupa. Despues solo tiene que entregar las llaves... de la casa, y se queda con las del coche y los muebles. Negocio redondo para los chorizos.

Pero es que los bancos veían el negocio redondo porque los tipos de interes que se le grababan al moroso son similares a los que cobra la mafia por prestar dinero, y esa deuda es la que vendían al resto del mundo pues los beneficios teoricos que procuraba eran precisamente los de esos intereses, que por otra parte estaban respaldados con la propiedad hipotecada, es decir, el negocio era redondo para estos chorizos también.

Sin embargo no es un empate, los bancos ganan por goleada... y eso lo veremos en una segunda entrega si me da por escribirla, dejo esto programado para el día despues del partido.

6 comentarios:

aina dijo...

Eso no vale, nos dejas con la duda de si estás vivo o muerto. Escribe algo en vivo y en directo, anda.

Javier Caballero dijo...

Con lo interesante que estaba la cosa y como en las buenas series, al final no destapas quien era el ladrón.

Espero pues la segunda entrega.

Titajú dijo...

Sigo preocupada, y más con este post programado... ¿tás bien?

Outsider dijo...

Vivo, vivo... es que tengo demasiadas visitas al tiempo. Mi suegra sigue en casa y mi hermano se va mañana. De ahí lo del programado.

Señorita Puri dijo...

con un presidente del mayor banco apellidado BOTÍN, ¿qué esperabas??

Outsider dijo...

Pues sí Puri, y luego los piratas somos nosotros.