jueves, febrero 16, 2017

Contra viento y marea.

La falta de viento y agua hacen que la luz se dispare en enero. No se ha contabilizado el número de víctimas pero podrían llegar a ser cuantiosas.

 Durante el año pasado los disparos del asesino energético superaron a los producidos en accidente de tráfico por lo que se ha propuesto iniciar una campaña de la guardia civil para multar a quienes no paguen el recibo de la energía o se nieguen a usar la calefacción y enviarlos a la cárcel en caso de que no lo hagan.

Según declaraciones off the records de fuentes no oficiales, la medida servirá para evitar muertes por culpa del frío ya que en la cárcel sí hay calefacción.