domingo, noviembre 20, 2011

Νέα en Cassino.

Una forma de evitar decir que no has ido a donde querías ir es decir que querías ir a donde llegaste... así que como llegué a Cassino no voy a decir que fracasé intentando llegar al Monte Abruzzo y más allá.

Ayer comprobé el tiempo, no daba lluvias aunque sí nubes y algo de frío... ¿que mejor forma de comprobar el equipo?... los pantalones seguían siendo unos vaqueros para ir en moto con refuerzos y protecciones pero definitivamente no protegen del frío...

Esta era la ruta que originalmente iba a hacer de ida...

Ver mapa más grande

Algo ambiciosa para hacerla antes de comer así que madrugué en domingo y salí con los primeros rayos de sol, algo de frío por las piernas pero por lo general, guantes, chupa y botas aguantaban bien el frio... por el casco me entraba un aire gélido por uno de las entradas de aire que por descuido había abierto... ya decía yo que notaba más ruido que la última vez.

Y llegaron las nubes... lo que yo no sabía era que las nubes iban a estar a ras de suelo a 2 o 3 grados de temperatura... el calzado aguantó, el casco... bueno... la visera no estaba empañada pero se veía raro... la chupa dejaba pasar algo de frío a los brazos que se podía soportar... pero las manos... esas se bajaron en marcha, poco después que las rodillas y las piernas. En Cassino paré para replantearme el viaje, me costó quitarme los guantes y entré algo "frio" a tomarme un capuchino, los guantes estaban blanquecinos y dentro del bar empezaron a soltar agua... llegué a la conclusión de que no se habían portado tan mal a fin de cuentas pues los dedos seguían funcionando... algo ayudaría coger la taza del capuchino... entonces descubrí que los pantalones estaban también congelados...

El sol empezó a romper la niebla y descubrí que en domingo no se puede repostar si no es con una tarjeta especial o metiendo los billetes en la máquina... la visera del casco parecia que le hubieran dado un baño por dentro, y tuve que pasarle el trapo de las gafas. A pesar de todo empecé a subir a la abadía del Monte Cassino desde donde hice estas fotos antes de llegar a la cima...

Por encima de la niebla no parecía mal día...




Despues vinieron los problemas con el combustible... pero es otra historia.

4 comentarios:

Javier Caballero dijo...

Si los tejanos solo son para los autenticos vaqueros en sus caballos.

Outsider dijo...

Pues eso... yo y mi caballo...

GEORGES dijo...

Una lástima. Tenía muy buena pinta esa ruta.

¡¡Ánimos para la próxima vez!!

Outsider dijo...

No desespero, de los errores también se aprende. De todos modos estas fotos son del principio de la zona interesante de la ruta, despues hay que subir todas esas montañas y se que vale la pena intentarlo de nuevo.