lunes, octubre 03, 2011

Paseo por Capri. (I)

El fin de semana pasado nos dimos una vuelta por Capri, tanta gente nos había dicho que como era que no lo habíamos hecho todavía que al final nos decidimos a poner la chincheta en la isla.

Sinceramente, es muy bonito sí, pero lo único que tengo claro es que los italianos se venden muy bien al extranjero porque desde luego que no sería yo el que se fuera a vivir a ese islote por mucho que cuatro multimillonarios llenen sus piscinas de cava francés cuando cumplen años... que eso está por ver... ya que en todo caso no me creo que se atrevan a salir a la carretera ya que llegarán en helicóptero a una finca que no necesita comunicarse con el exterior, seguramente ni la compra la hagan localmente entre otras razones porque no he visto donde pueden hacerla.

Los restaurantes son caros, caros... y pagar 150 euros para que mis hijas tomen unos espaguetis con tomate y nosotros otro tipo de pasta, pero pasta a fin de cuentas y un par de boquerones en escabeche más una rodaja de tomate con otra de mozzarella con una cerveza y una botella de agua... pues como que no.

Por lo demás lo dicho, ya he puesto la chincheta, ir en pareja y pasar la noche tiene que ser algo distinto pues desaparece la marabunta de turistas del aliscafo y supongo que tendrá su encanto... aunque por el precio que cuesta, yo me lo pensaría y me iría a un parador nacional que seguro que es más barato y probablemente más lujoso y romántico.


Aquí va el ejemplo de la marabunta que se monta al bajar de la patera veloz en la que se llega... después descubrí que siempre está así, que parece que están desalojando a Pompeya en los últimos días...

Justo después de bajar a tierra, lo primero que haces es coger un funicular para subir a Capri... a esos no los pilla un tsunami, y las vistas son espectaculares. Fijaos en la montaña de enfrente... ¿a que parece que hay una carretera en la piedra?


Pues sí... hay una carretera...  he grabado un vídeo con la cámara de fotos que estoy subiendo a youtube porque parece demasiado pesado para subirlo directamente al blog.

La bilbaina me hizo una foto en la que se me veía oscuro, yo probé a jugar un poco con la cámara y me salió esta foto estirando el brazo, si quitamos el cepo de delante sale un paisaje muy majo.



Por el parecer la isla es famosa por sus perfumes... otro de esos golpes de efecto del marketing del que tanto tendrían que aprender en Tabarca, en la ventana de la perfumería olía el perfume del otro lado... y poco después, en la fuente de perfume entendimos porqué.

En fin, el video parece que va a tardar en subir, otro día pondré en enlace y más fotos si os interesan.

2 comentarios:

aina dijo...

Bueno, habéis comido 4, tampoco es tan caro y supongo que la visita ha valido la pena: un día en familia compartiendo unas vistas preciosas. Cuando tus crías crezcan, se gastarán 50 euros en una noche de copas que, al día siguiente, habrán olvidado.

Outsider dijo...

Para lo que comí... me parece caro. Me resultó más barato comer en Soria en un restaurante de la guia michelin y desde luego me gustó mucho más. Pero por lo demás tienes razón, las vistas preciosas y el provecho que sacarán mis hijas a 50 euros o más... será seguramente escaso.