jueves, agosto 11, 2011

Directrices del motero novato

Lo he sacado de Kawaner6s, reflejan con claridad asombrosa las experiencias de quien decide pasarse al lado oscuro de las dos ruedas. Es largo... pero vale la pena, si al final decides que no la ha valido, es que llevas moto desde hace demasiados años o no la llevarás en la vida. En cursiva negrita mis comentarios.

1) Vigila la cara de tonto que se te queda cada vez que ves de nuevo a tu montura, sobre todo con la parienta al lado. Los triángulos amorosos son delicados. Tomo nota, aun no me ha pasado, pero como todos los problemas, es mejór evitarlo.

2) El suelo del parking es traicionero y resbaladizo, y la rampa más chunga de lo que parece. Ojo con enseñar a la moto a “hacerse la muerta” (Yau! Yau! Platz! Platz!)... más que nada, porque luego te toca levantarla... no me imagino algo más chungo que intentar levantarla en una rampa... y si viene otro coche me da la risa.

3) En boca cerrada no entran moscas... en visera cerrada tampoco (véase, “Como circular 20 km con un mosquito entre el casco y tu oreja”, por el que suscribe)

4) Al tiempo que calculas para llegar a un sitio le tienes que sumar aproximadamente 15 minutos, que es lo que se tarda en sacar el cepo, arrancar la moto, ajustarte la chaqueta, la braga, la mochila, el casco, las gafas, los guantes, abrir la puerta del parking, y ponerte en marcha. Si alguno de estos pasos no lo haces en el orden correcto, habrá una penalización de varios minutos más (sobretodo, si arrancas sin quitar el cepo...)

5) El asfalto NO ES LISO Y UNIFORME: sólo lo parece. Tus riñones te convencerán de lo contrario. Y el viento no sólo hace ruido: una piedrecilla a 120km/h contra tu espinilla o un adelantamiento a un camionazo con viento de costado te ilustrarán al respecto.

6) No tengo ni idea de a qué huelen las nubes, pero el tráfico APESTA (sólo comparable, tal vez, al olor del metro en hora punta). Y luego dicen que el tabaco es malo... Eso sí, si te encuentras en un verde prado, rodeado de flores silvestres, alejado del tráfico y del mundanal ruido, y, a pesar de todo, sigues percibiendo cierta fragancia rancia, entonces una de dos, o tienes un problema de higiene personal o tal vez deberías plantearte lavar el interior del casco. (¿Y como se limpia?... a mi me da que no entra bien en la lavadora.

7) La carretera es una gran papelera donde los residuos se autodestruyen como si de antimateria se tratase. Prueba de ello es la cantidad de porquería que los enlatados arrojan por sus ventanillas (kleenex, colillas encendidas, lapos, papeles, envoltorios, ...) con la infundada creencia de que desaparecerán para siempre jamás.  En Napoles... hasta las bicicletas van tirando porquería.

8) Todo motero adquiere instantáneamente dos super-poderes: el primero, LA INVISIBILIDAD. Eres un tío de metro noventa, con una chaqueta con reflectantes, un casco XL, en una moto grandota, con tropecientos cromados... y aún así no se te ve entre el tráfico. PRODIGIOSO!. El segundo poder, consiste en que TU, que has visto la luz, si que logras ver a los moteros cuando vas enlatado.

9) Los límites de velocidad están pensados para moteros novatos. Si una curva indica que la velocidad máxima es 60, lo mejor es tomarla a 60, ya que de hacerlo a más velocidad, puede ser que manches los calzoncillos o barras el suelo con la visera. Además 120 es una velocidad la mar de respetable en autopista.... Evidentemente, la experiencia y el rodaje anulan esta directiva. De hecho, creo que queda obsoleta tras la primera revisión.

10) A pesar de que tu moto esté flamante y la matrícula sea nuevísima, si circulas por la derecha a velocidad moderada, los enlatados te pitarán, te pasarán rozando y te mirarán con desdén sin que a ninguno se le pase por la cabeza que tal vez estés haciendo del rodaje.

11) Elijas el día que elijas para lavar tu moto, sea el mes que sea, ese día lloverá. Fijo. Quizás por eso, aún no lo he hecho.

12) Siempre que entres en una tienda de artículos de moto, saldrás inevitablemente con alguna nueva adquisición, por absurda que sea, y que considerarás indispensable para tu confort motero o el buen hacer de la conducción de tu máquina. Sólo al llegar a casa y enseñar la factura a tu mujer recapacitarás sobre la necesidad o no de dicho artículo. No factura... no gasto.

13) Si la primera vez que repostas te asaltan cientos de dudas (esto era sin plomo o diesel? hacia que lado gira la llave de la tapa? donde coño se apagan las luces? Me bajo de la moto o no? con el caballete puesto no estará el depósito torcido?... ), no desesperes, es normal. Intenta que tus movimientos sean lo más naturales posible (vamos, que no se note que aún no sabes por que lado bajarte de la moto). Aun me da miedo repostar... me da la sensación de que el gasolinero se va a despistar y me va a dejar los huevos a punto de mechero

14) Cuando estás en un semáforo parado y la gente se queda mirando tu Venox (o similar) pensando que debe ser una moto de mayor cilindrada, alza la cabeza con orgullo y dale suavemente al gas para que se oiga el ronco rugido del motor. Eso sí, si tienes la mala suerte de que se pare una Harley a tu lado, baja la vista humildemente, y ni se te ocurra tocar al gas ni por accidente.

15) Llevas meses muriéndote por hacer V'sss a los moteros que se cruzan en tu camino, pero cuando coges la moto las primeras veces y te saludan, no te atreves a soltar el manillar y apenas levantas patéticamente los dos dedos. Por fin, cuando te sueltas la melena y saludas como Dios manda a un motero que se te cruza, resulta que el tío es un desaborío, y no sólo no te devuelve el saludo, sino que te mira como si fueras un friky de las motos.

16) Si en un semáforo en rojo sorteas las latas hasta ponerte el primero, haces rugir el gas cuando parpadea el indicador de peatones, e incluso inclinas en cuerpo hacia delante, como si fuera la salida de Montmeló, intenta por todos los medios (físicos, mecánicos, o inclusive místicos) que no se te cale (TRATA DE ARRANCARLO, POR DIOS! TRATA DE ARRANCARLO), ya que dicho suceso provocará, sin lugar a dudas, risas entre los enlatados, toques de claxon, algún insulto ocasional y una merma importante del orgullo propio.

17) En las películas y en nuestra imaginación, los bares de moteros son antros de tipos duros, de ambiente enrarecido, con una interminable hilera de motarras en la entrada, donde todo el mundo se gira cuando entras, como si de un Saloon del Far West se tratara, sólo sirven bourbon de Kentucky, huele a aceite de cadena y se rompen jetas por meterse con la moto de uno. Y después cuando quedamos en la realidad nos metemos en un bar de carajillo o granja-heladería y nos bebemos un caldito, cafecito o similar, que el carnet va por puntos y no sea q nos pillen.

18) No importa lo bueno que sea tu mecánico o tu dentista: siempre te harán sufrir. Cuando lo ves trastear las tripas de tu máquina te entran ganas de decirle “Pero así?! Sin anestesia ni nada?!!?!"

19) Ir en moto te hace arrepentirte de todas aquellas clases de física a las que no prestabas atención; el punto de apoyo, de equilibrio, rozamiento, fuerza centrifuga,... o como evitar (imposible) pegarte un piño, cuando das una curva en pendiente y pasado de velocidad. Ser motero debería dar créditos libres en todas las carreras técnicas conocidas

20) Si en la lontananza ves un par de motos blancas que vienen en dirección contraria, y ni corto ni perezoso les haces ráfagas y esperas a que estén a tu altura para hacerles V'ssss y a corta distancia te das cuenta de que es la benemérita, no te preocupes si se te queda cara de gilipollas. Con suerte te las devuelven; con menos suerte te empapelan y encima se echan unas risas a tu costa

21) Cuando durante la paradita para hacer la meada de rigor durante una salida, y al intentar detener tu moto sobre terreno resbaladizo (grava y similares), con todo el mundo del lugar en cuestión mirándote, no controlas el peso de tu moto, digamos que pones mal el pie como punto de apoyo, y la depositas en la grava (OJO, porque tu has querido!!!!) se aconseja no perder el autocontrol, levantarla (con ayuda) y sonreir, aunque te silben desde la grada. Abstenerse de hacer comentarios del tipo "QUE PASA?! CADA UNO APARCA COMO QUIERE!!"  Cuidadín con el fin de la carretera... tiras a apoyar el pie y no llega...

22) Recuerda que las motos se parecen a los ordenadores en una cosa: Si cuando metes la llave, tiras del aire y pulsas el arranque no sucede nada, no te pongas a buscar motivos extraños y rebuscados relativos a la carga de la batería, llaves estropeadas o cables flojos: Es el cortacorrientes. (En los ordenadores es que te has dejado un disquete en la disquetera). Sí, ese extraño conmutador rojo de la piña derecha, que tu mismo u otra persona ha desconectado por descuido, desconocimiento o mala leche. Ya no te cuento el asunto si en un semáforo se te cala la moto y con los nervios y prisas confabulados con los guantes de buzo de tan fino tacto que llevas, lo pulsas sin querer y te quedas como un gili en medio de los coches recibiendo una sonora pitada mientras te preguntas qué habrás roto. Del mismo modo, la mayoría de manuales de aparatos eléctricos tienen un anexo de resolución de problemas que empieza siempre con: PROBLEMA - El aparato no se enciende; CAUSA - Asegúrese de que el aparato está conectado a una fuente de alimentación operativa y el interruptor en posición de encendido. Para finalizar, recordar también al protomotero, que en muchos modelos de moto, es imposible meter una marcha con la “pata de cabra” puesta (para regocijo de algunas novias con mala leche)

23) El número de marchas de tu moto viene determinado por el fabricante.
Por mucho que lo intentes (que lo harás) te resultará imposible meter la octava o la novena. De todos modos, reconocemos que es imposible asegurar al 100% que sabes la marcha que llevas puesta. Poner la menos uno es igual de complicado...
24) Tu casco, por cutre o fashion que sea, posiblemente dispondrá de piezas móviles para facilitar o impedir la entrada y circulación de aire durante la conducción. Es importante recordar, aunque parezca obvio, que en invierno debemos llevar dichas tomas CERRADAS y en verano ABIERTAS. Si durante un trayecto invernal se te hielan los carrillos y oyes demasiado el viento, tal vez debas revisar las entradas de tu casco

25) A menos que queráis sembrar la calzada con vuestros efectos personales, o peor aún, mudas y prendas personales, es harto aconsejable revisar bien los cierres de las bolsas, mochilas y alforjas que llevéis. Comprended que no deber ser agradable estamparle en el casco al motero que va detrás los calzoncillos que has llevado durante la última kedada de Pingüinos (sobre todo si eran los únicos que habías llevado)

26) Inexplicablemente el único punto de tu nariz que siempre te pica cuando tienes el casco puesto es justo al que no puedes acceder con guantes y sin quitarte el casco. Evidentemente, cuando logras quitártelo ya te ha dejado de picar.

27) Durante el examen del A, ir a 40km/h en el tramo de aceleración y reducir a 1a de golpe es válido con tal de no pasarse de la raya (o tirar la barra) y nadie vea cómo dibujas una bonita línea negra en el suelo. Puede suceder que inexplicablemente la moto quede en punto muerto, situación en la que debes comportarte como si lo hubieras hecho expresamente y quedar así como un señor

28) Subestimarás pasos de cebra, tapas de registro lisas y metálicas, mangueras de riego y otros dispositivos anticarro hasta que notes su efecto en tus carnes. Piensa que todos esos dispositivos están expresamente colocados para conseguir una conducción más amena y emocionante

29) Siempre que quites el asiento para sacar o guardar cualquier cosa, probablemente acabes olvidándote la llave puesta en la cerradura. No desesperes: es un fallo en el sistema de seguridad del motero sin solución alguna. A pesar de ello, existe un parche llamado Mochila 1.0, que consiste en no llevar nada en ese compartimento y meter todo lo que te haga falta en una pequeña mochila. Ni que decir tiene que esa mochila te la vas a dejar olvidada con toda seguridad en el primer sitio en el que entres. Otros tienen la llave del baul con las del contacto y arrancan la moto antes de sacar el casco del baul...

30) Cuando algún imprudente o confiado amigo, te preste su moto para hacer alguna práctica, acabarás teniendo la sensación de estar domando un caballo, si es que no te vas al suelo. Las excusas del tipo “En la furgo el juego gas-embrague no es tan delicado” no contribuirán a mejorar tu imagen o a que su semblante abandone la palidez del pánico.

31) Si aparcas la moto en pendiente, la fuerza que la mantiene en pié es la de tu mirada, como los poderes de los caballeros Jedi. Cuando creas que está estable y segura y te des la vuelta para marcharte, la oirás caer a tu espalda (y te cagarás en Yoda y la rana que lo parió).

32) El suelo es duro, el asiento es blando. El suelo es áspero, el asiento es suave. Pese a todo ello, si no sabes dónde poner el casco antes de ponértelo o después de quitártelo; SIEMPRE SERA MEJOR DEJARLO EN EL SUELO. Total, va a acabar en él de todos modos y mucho mas deteriorado que si lo hubieses puesto allí directamente.

33) El objeto más importante y el que necesitarás con más urgencia (por ejemplo, las llaves, el mando del parking, la pasta en un peaje, los condones...) siempre se encontrará en el bolsillo más profundo y recóndito de tu chaqueta. Si dicha chaqueta tiene 25 bolsillos, lo encontrarás tras haber rebuscado en los 24 anteriores.

34) En un día lluvioso, por mucha equipación que lleves, siempre habrá una rendija por donde pasará el agua u olvidarás ponerte alguna de las piezas del impermeable. Si esa pieza es el cubre calzado, ese día llevarás mocasines en lugar de botas y calcetines de algodón (que absorben más agua)

35) Existe una filología motera que debes respetar y aprender sobre la marcha. Es inevitable que el protomotero, al final de su primer post en el que cuenta una ruta "guapa" en la que se ha ido con su "niña" y ha "quemado rueda" "haciendo curvas", acabe con una pregunta, al foro o en un privado, que diga "Por cierto, Pepito, entre tu y yo, que significa V´ssssss?, que tol mundo termina los mensajes escupiendo o que?"

36) La moto y la novia se parecen en dos cosas: nunca encuentras el momento de presentársela a tu madre. Cuando por fin se vean, ella pensará invariablemente "Esta petarda llevará a mi hijo por mal camino"

37) Llamaremos “Lamento del Novato” al “Ay! Ay! Ay!” que surge del interior del protomotero cada vez que se da una situación de aparente riesgo (al principio, básicamente TODAS). Puede parecer, no sin causa justificada, que uno va en moto cantando saetas. El “Lamento del Novato”, normalmente va precedido del “Resoplido del Éxito”, que es el " buffffff..." que te sale cuando no te has caído atropellando cartones del suelo, frenando en un paso de cebra o saliendo de una curva que se cerraba a traición.

38) La hora punta de tráfico de todo el año (y probablemente la de toda la historia conocida) siempre se produce en el momento justo en el que sacas la moto del concesionario por primera vez. El número de coches se multiplicará ante tus ojos como por arte de birlibirloque. Si es tu primera moto, además hará frío y te habrás olvidado los guantes. Siempre puede pasar que salgas todo enfundado a 40 grados y te adelanten un par de escutres en bañador, sin casco y hablando entre ellos.

39) No te sorprendas si al principio debes mirar para accionar los mandos de tu moto (luces, intermitentes, claxon, encendido... los hay que miran hasta el cambio de marchas). Piensa que hay otras muchas cosas que con el tiempo acabas haciendo sin mirar y con naturalidad, como bajarte la bragueta y manipular su contenido bajo una incipiente panza que ya no te deja ni verte los zapatos.

40) Después de probar la moto o si te estás sacando el carné, para ti el coche no volverá a ser lo mismo. Empezarás a frenar antes en las curvas, y verás claramente ante ti la línea imaginaria de la trazada. Intentarás no frenas sobre las marcas viales y te seguirán preocupando las manchas oscuras de la calzada ("¿será agua, o será aceite?"). Aunque sea enero, y haga un frío que pela, llevarás la ventana semi-abierta para sentir el aire y en el caso de que frene el coche de delante te preguntarás “Si fuera en moto, frenaría a tiempo? O me bloquearía la rueda motriz, ya que no llevo pasajero, causando una pérdida de control y una probable caída?”

41) La moto es como una estilográfica o como la novia / mujer: se presume de ella ante los amigos, pero no se presta ,porque te la pueden joder. Según el 95% de foreros una moto es lo mejor que puedes tener entre las piernas (con los pantalones puestos, aclaran algunos). Para una motera no se si será lo mejor, pero fijo que es lo más duro

42) Cosas que echas en falta cuando vas en moto: La música, el "Carrusel deportivo", el fumar, el techo, la calefacción, el ABS, el GPS, el asiento de atrás y sus múltiples posibilidades... Cosas que echas en falta cuando vas en coche: LA MOTO!!!

43) Por mucho que lo intentes evitar, si estas un pelin resfriado, aunque antes de ponerte el casco te suenes los moquillos, apenas circules un kilómetro el moquillo volverá a asomar. Es aconsejable (lo contrario es tremendamente grosero) no limpiarte con la "braga", ya que aparte de ser una guarrada monumental, el moco podría congelarse y luego cortarte con él. La única solución aceptable es la resignación: total que te pasas todo el viaje esnifando mocos para que no caigan. Eso sino te viene un estornudo y tienes que parar para limpiar la visera por dentro.

44) Lucir tu equipación motera en lugares públicos, siempre suele dar buenos resultados e impresionar a las nenas. Cabe destacar, por otro lado, que es importante asegurarse de que no llevas el casco puesto en el interior de locales y mucho menos que intentes fumar con él si es integral.

45) Cuando estrenas moto es importante recordar ciertas cosas: en primer lugar dónde tienes aparcado el coche tras una semana sin pensar en él. En segundo lugar, que el coche lo puedes volver a necesitar alguna vez en la vida (como por ejemplo, para ir al Carreful. En tercer lugar que tu misión es adoctrinar a las gentes de las maravillas del motociclismo (por lo que no debes desplazar a nadie si no es en moto) y en cuarto, pero no menos importante, debes recordar que a tu novia, que vive a 30kms de tu casa, ya la querías ANTES de que te diera la excusa perfecta para coger la moto e ir a verla, y no A CAUSA de esto mismo.

46) Si se te cala la moto en un semáforo, debes proceder a inclinarte por un lado del motor y hacer como que tocas algo con gesto de “Joer, con toda la exhaustiva preparación técnica y mecánica que he sometido a mi máquina y parece que hay un pequeño desajuste que deberé solventar acariciando suavemente el estárter o metiendo los dedos en alguna parte oscura y poco visible del motor, rezando para que no queme y parezca que realmente estoy haciendo algo útil y pofesioná”. Así el público casual de dicho evento pensará (o no) que no es que seas un torpón conduciendo y se te haya calado sino que se te ha averiado.

47) Es curioso como durante un atasco, si vas enlatado intentas hacerte a un lado para dejar espacio a las motos que pasan entre los coches y las mirarás con anhelo. Sin embargo, reconocerás rápidamente al enlatado no-motero, ya que precisamente realizará la maniobra contraria (mirada de odio incluida. Los taxistas tienen la dudosa habilidad de poder posicionar su vehículo de tal modo que no puedes rebasarlos por ninguno de los dos lados.

48) El punto muerto EXISTE, no es una leyenda ni un mito. Al principio pasaras todo el rato que dura un semáforo pasando de segunda a primera y de primera a segunda, pero tranquilo que un día cojeras el truquillo y podrás soltar la maneta del embrague en un semáforo!! De hecho existe hasta tal punto que en alguna ocasión te darás cuenta de que solo entra cuando quieres poner segunda al salir de un semáforo.

49) Nunca creas que vas lo suficiente mente abrigado. El frío siempre se acaba colando. Descubrirás que prendas que considerabas bastante cálidas son una auténtica mierda para ir en moto porque entra en el aire por todos los lados. Bendecirás palabras como Cordura, Goretex o Thinsulate.

50) Todo motero novato o protomotero que se precie visitará el foro de motos.net y se dará a conocer dando la vara a los veteranos sobre que moto comprarse, explicando su examen del A, y preguntando cualquier cosa que se le ocurra con la esperanza de llegar algún día a formar parte de esa comunidad tan cojo nuda: LOS MOTEROS!

51) Cuando eras un enlatado los semáforos duraban siempre una eternidad... Descubrirás que esto cambia cuando vas en moto: el tiempo que dura un semáforo NUNCA es suficiente para cualquier cosa que desees hacer y que implique quitarse los guantes (por ejemplo, mirar a ver quién es el pesado que no para de llamarte al móvil). Da igual que semáforo sea: indefectiblemente se pondrá verde antes de que vuelvas a equiparte.

52) Cuando te pregunte el de la tienda a la que vas a comprar el casco: 'Para que moto es?', Miente como un bellaco. Si el ioputa descubre que es una Special y no una CBR, como mínimo, no te dejará llevarte el Shoei y ni te mirará a la cara a pesar de que le digas todo lo que piensas gastarte. (Tampoco te dejará llevarte la chaqueta Spidi: total con una 250 el asfalto es más blando)

53) Cuando quieres tocarle el claxon al cabrón del coche que ha estado a punto de matarte el tío ya está a un 1km, porque no has encontrado el botón o le has dado al arranque

54) Tu seguridad es lo primero: deja de mirarte en los escaparates para comprobar lo mucho que molas subido en la moto, y presta atención, que te la vas a dar!

55) Si la moto no tiene cenicero es por algo: por mucho que te empeñes, no es buena idea fumar conduciendo la moto, aunque sea por ciudad. Se te quemarán los guantes, la ceniza se te meterá en el ojo y además se te va a consumir el piti él solito en cuanto te pongas en marcha. Hombre, por favor!

56) Cuando vayas a entrar en un túnel, te pondrás a buscar el puñetero mando de las luces, y seguramente las quitarás o darás las largas, hasta que te des cuenta de..."Joder, si voy en moto, ya las tengo puestas, melón"  En cualquier caso descubrirás que no hay cojones a quitarse las gafas de sol.

57) Ante la perspectiva de realizar un trayecto con un paquete novato, debes estar preparado para responder a las siguientes preguntas: “Por dónde me monto?” (Por delante, si tienes huevos), “Dónde me agarro?” (Si es tío a la moto, si es tía, bien pegadita! O a la inversa dependiendo del sexo del piloto), “Los pies van aquí?” (No, las estriberas traseras son para llevar dos cacatúas) “Cuando gires y “tumbes” hacia q lado tengo que tumbar yo?” (hacia la Meca, no te jode?) “Me da miedo, le das mucha caña?” (sólo cuando llevo paquetes pelmas). Además prepárate para intentar entablar una conversación de casco a casco en plena autopista, a recibir un coscorrón en cada frenazo (al final piensas que el casco sirve para protegerte precisamente de eso) y para malabarismos como que el paquete intente poner los pies en el suelo en los semáforos.

58) Recuerda siempre este orden a la hora de equiparte: PRIMERO el casco y SEGUNDO las gafas. Por el contrario, a la hora de desprenderte del equipo: PRIMERO las gafas y SEGUNDO el casco. No respetar este orden puede producir lesiones faciales y una merma considerable del orgullo propio.

59) Cuando circules por autopista calcula el consumo de tu moto antes de reserva y al alcanzarlo, o cuando se encienda el piloto, si es el caso, para en la primera gasolinera que veas; No pienses "230 Km y aún no ha entrado reserva, mejor paro en la siguiente" porque dos minutos después entrará la reserva y unos 30 Km después (en los cuales, por supuesto, no habrá ninguna gasolinera) te entrarán unos sudores fríos a tí.

60) Cuando te caiga una sola gota de agua, para y ponte el traje de lluvia. Para donde sea, enseguida, no te lo pienses. El "son 4 gotas" en moto no funciona. Te caerá lo que crees el gran diluvio universal en el kilómetro siguiente y cuando pares ya estarás empapado (lo curioso es que cuando paras a tiempo, efectivamente sólo son cuatro gotas de mierda, pero no hagas caso, eso sólo ocurre si te paras a poner el traje de lluvia)

61) Cuando pares a ponerte el mono de lluvia no olvides dejar puesta la llave en el contacto: No es buena idea guardarse la llave en el pantalón.

62) Cuando veas un coche que va despacio por la carretera, desconfía de él: es tu enemigo. Colócate detrás de él observando atentamente sus maniobras, hazte notar, haz luces, pita, sácale la lengua, que se cabree, hasta que veas que te enseña el dedo índice por la ventanilla; sólo en ese momento te habrás asegurado que te ha visto y no va a girar bruscamente hacia el lado por el que pretendes adelantarle.

63) Las carreteras están sembradas de fantásticas sorpresas para convertir tu conducción en una experiencia más amena, gratificante y arriesgada. Una especie de ruleta rusa sobre dos ruedas, vamos. Podrás encontrar fantásticas grietas, traicionera gravilla, deslumbrantes juntas de dilatación, arcaicos raíles de tranvía, tapas de alcantarillado ocultas, y demás perlas del MOPU. Puedes correr... pero no puedes esconderte de ellas.

64) Existe un código de comunicación lumínica entre vehículos a motor. Dicho código te lo enseñan en la autoescuela y sirve para indicar maniobras con intermitencia, iluminar para ver y ser visto, hacer ráfagas, avisar que frenas, etc. De todos modos, siempre hay quien interpreta ese lenguaje de una manera diferente, original, e incluso artística. Sirva como ejemplo aquel individuo (motero o enlatao) q pone el intermitente para entrar en la autopista y lo quita 90 Km. más adelante, para salir; o aquel otro que una vez pilló niebla y desde entonces lleva el antiniebla trasero encendido (con lo que jode!) Para que no le vuelva a pillar desprevenido; o el que tiene halógenos en su lata y los enciende para hacer gasto (y deslumbrar al personal); O el que maniobra sin usar los intermitentes (seguro que piensa: “Total, si ahora van… ahora no van… ahora van… ahora no van… “). Finalmente, existe un axioma que se cumple constantemente que dice que cuanto más grande sea el camión o furgoneta que llevas delante, más posibilidades hay de que no le funcionen las luces de freno. Esto añade grandes dosis de emoción a tu conducción, sobre todo en tramos urbanos o de gran concentración de tráfico.

65) El hielo NO es tu amigo. Da igual que hayas visto a un intrépido telepizzero lidiando rotondas con placas de escarchas (doy fe de tan asombroso fenómeno). Que él pueda, no significa que TU puedas. Pero si quieres tunear moto y equipo con un buen surtido de arañazos, adelante, machote.

66) Por ciudad, al llegar a un cruce, rotonda o intersección, el coche que te tenga que ceder el paso hará exactamente lo mismo que tu, es decir, si tu aceleras, él acelera, si tu frenas, él frena y así sucesivamente hasta llegar a la colisión.

67) No subas a tu madre de paquete para demostrarle que la moto no es tan peligrosa como ella piensa. Después de iros al suelo en la primera de cambio pensarás igual que ella (por la cuenta que te trae)

68) El mantenimiento no es más fácil porque un mecánico, que a todo esto lo hace todos los días, lo haga parecer fácil. Poner el caballete para limpiar la cadena no es tan fácil si no lo has hecho nunca. Levantar las dos ruedas sobre los caballetes solo se puede hacer si te ha picado una araña radiactiva o vienes del planeta kripton. 

69) Si durante la conducción notas frecuentes y molestos dolores de garganta, a la altura de la nuez, no eches mano de la Lizipaína: Es que llevas el casco desabrochado y las hebillas te van golpeando para recordártelo.

70) Jamás escupas con el casco puesto, en el 90% de las ocasiones tendrás la visera bajada. Y si está subida el escupitajo volverá a tu cara por la ley del viento de cara.

71) El estárter, como bien indica su nombre de raíces sajonas, sirve para facilitar el encendido y posterior calentamiento del motor. Si cuando lleves 15kms recorridos empiezas a oler a quemado es que te lo has dejado puesto.

72) La madre Naturaleza es sabia. Por eso, las criaturas más peligrosas y ponzoñosas de la creación, lucen colores chillones para advertir a sus posibles presas/depredadores. Generalmente estos colores son el amarillo combinado con el negro. Pongamos por ejemplo el tigre, las avispas, las toxicas salamandras, algunas serpientes venenosas, y otros peces peligrosos. Pero de todos estos peligros potenciales negros y amarillos, cabe destacar entre todos ellos el más despiadado: EL TAXI DE BARCELONA. El taxi de Barcelona, luciendo orgulloso su combinación de colores, te acecha, se incorpora sin señalizar, te frena en seco, te cierra en cuanto puede, y generalmente el individuo de su interior te martiriza con improperios y aspavientos. Un consejo: EVITALO, tal y como evitarías a todos los nombrados anteriormente. Existen otras especies de taxi con otros distintivos, pero igualmente peligrosos.

73) No importa lo rápido que pilotes, las pirulas que hagas, lo infalible que te creas y lo seguro que vayas. Cuanto antes te des cuenta de dos cosas mejor para tí. PRIMERA: Siempre (SIEMPRE) habrá quien frene más tarde que tú, quien tumbe más en las curvas, quien esquive mejor los coches y quien haga las pirulas más bestias sin que le pillen. Y generalmente tendrá una moto peor que la tuya. SEGUNDA: No eres infalible. Sé humilde y sobre todo prudente y deja que el tiempo y los kilómetros te curtan como motero. Los experimentos en casa y con gaseosa.

74) Durante los primeros días de tu despertar motero, te obligarás a mantenerte en tu carril, señalizar todas las maniobras y hacer cola como todo resignado conductor. De hecho, es posible que te acojone sobremanera la idea de zambullirte en el tráfico rodado y sortear los coches. Tranquilo que todo se pasa. La tentación es demasiado grande y los atascos demasiado lentos. Poco a poco irás aventurándote entre las latas, escogiendo el mejor carril (independientemente de si es el carril BUS o el mismísimo arcén), y te darás cuenta de que es imposible señalizar todas tus maniobras (a menos q seas pianista o neurocirujano y tengas una habilidad dactilar fuera de lo común). Cuando te sitúes entre dos carriles de coches parados y se abra ante ti el hueco que los separa, claramente señalado por la línea discontinua, entonces, y sólo entonces, tendrás la mirada de los mil metros (como en el Vietnam) No se aplica el principio del lata que dice que si pasa un coche más grande, pasa el mio porque es más pequeño ya que por alguna misteriosa razón, tu moto crece cuando intenta pasar por el mismo sitio.

75) La moto, excepto rarísimas excepciones, carece de marcha atrás, por lo que en pendiente debes tener en cuenta lo siguiente: Es relativamente fácil controlar la moto en el sentido descendiente de la rampa, ya que la gravedad y su masa, hacen el trabajo. Lo complicado viene cuando intentas desafiar las leyes de Newton intentando retroceder a pulso en bajada o moverla en subida. Aparte de que no vas a poder, nueve de cada diez fisioterapeutas desaconsejan intentar mover un peso que posiblemente doble o triplique el del individuo, sobre ruedas bien engrasadas y un plano inclinado (el décimo no opina, y sólo apunta que "de algo tendremos que vivir, no?")

76) En el foro, o en conversaciones con otros moteros veteranos, podrás oír observaciones como las siguientes: "No sé que pasa, que en cuarta me hace un ruido raro el motor" (Un ruido raro? Y LO OYES?! Si yo apenas puedo oír mis pensamientos con el ruido del viento!!), "Me pierde un poco de compresión cuando llego a 5000 r.p.m" (Otia! Y eso como es? La moto se dilata?), "Dicen que cortar el encendido de tanto en tanto ayuda a limpiar impurezas" (Y a que altura lo corto? A medio manillar? Y luego como lo engancho?). "El contra volante es muy útil para levantar la moto en una tumbada apurada" (Eso debe ser ir con el faro apuntando hacia atrás, no?). Y así, un sinfín de apreciaciones que te sonarán, como poco, a ciencia-ficción. Posiblemente con el tiempo no consigas ser un experto en mecánica motera, pero con toda probabilidad al menos te evitarás hacer las preguntas tontas.

77) No compres la moto por lo que tiene, sino por lo que necesitas que haga. No estoy de acuerdo... comprala porque te guste, porque si no, no la comprarás.

78) La vida del motero está llena de decisiones difíciles: Moto o Lata? Aparcar sin problemas o pasar frío? Voy a la cita fardando de hierro o fardando de peinado? Para la entrevista de trabajo me pongo traje o colará la chaqueta de cordura? Integrarme en el atasco o mojarme hasta la médula? Dejar el coche en el parking o cargar el casco (o cascos) por todas las discotecas de la ciudad?

79) Olvídate: la velocidad no elimina la suciedad de la moto. Así que suelta un poco el gas y dale al paño de vez en cuando.

80) Los moteros tardíos, con toda seguridad, acaban planteándose la siguiente cuestión: "Como he podido pasar todos estos años sin moto?!?!". Del mismo modo, las madres de los susodichos siempre acaban llegando a la misma conclusión: " Ahora que pensaba que había sentado cabeza, va y se compra una moto! En que nos hemos equivocado?"

5 comentarios:

Rembrandt dijo...

Extenso pero concluí, la primera que me siguen gustando los autos, creo que nunca tendré una moto y la segunda que tanto en un caso como en el otro apenas terminas de lavarla/o, llueve. Debe ser una de las leyes de Murphy o bien debería serlo.

Un dato, en Argentina le llamamos motoqueros.

Besos y que estés bien.
REM

zayi dijo...

Llevo dos años pidiendo una moto para mi cumple...será que este año cae???
No creo!
Amo la sensación de ir en moto...es única.
Un beso.

Outsider dijo...

REM, a mi también me gustan los coches, aunque ya he abandonado la necesidad de ir más rápido que el resto, quizás por eso me he atrevido a pasar a la moto, me gusta ir en moto por el mero hecho de ir en moto... y sí... sigo sin ponerme a limpiarla a fondo para que no llueva.

Zayi, te la tienes que pedir a ti misma, es algo unipersonal y algo más caro que un bolso. Pero sí, la sensación de ir en moto es alucinante, como dice uno de los postulados, cuando vas en moto echas de menos el aire acondicionado y todas las ventajas del coche... cuando vas en coche, echas de menos la moto.

ANTONIO C GiGi dijo...

Prefiero moverme sotto acqua...jajaja....

Outsider dijo...

Seguro que debajo del agua se podrían hacer directivas similares...