sábado, julio 23, 2011

Humanoladas.

Una animalada sería algo propio de animales, pero los animales, con todo lo animales que son, no hacen, al menos no parecen hacer, nada parecido. El supervisor de mi oficina es noruego, es también un buen amigo. Hoy lo he visto desencajado, algo apagado y triste, no es solo por aquellos que ha matado es también  por lo que se ha perdido. Si uno de los rincones más seguros del mundo pierde su seguridad y su libertad... ¿que queda?

Mi más sincera condolencia con la libertad.

Pero no nos la quitarán.

1 comentario:

aina dijo...

Pues sí. Tú lo has dicho. El terrorismo no conoce de leyes, respeto ni límites