miércoles, junio 01, 2011

Todos iguales pero unos más que otros.



Me siento indignado, más bien algo desigual, basta leer el Boletín Oficial del Estado de ayer, del que se hace eco Libremercado, ahora toca repartir dinero a las ONGs relacionadas con el instituto de la mujer.

El hecho de que exista un instituto de la mujer, cuando no existe uno del resto ya me parece discriminatorio pero me llama la atención el leer las bases de la ayuda. Tan bonito como inutil en su conjunto pero a mi modo de ver bastante elocuente en alguna de ellas.

En la 3, se puede leer que es requisito "Constar, entre los fines estatutarios de la entidad, el fomento de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, en el supuesto de que se trate de entidades u organizaciones no gubernamentales que no sean específicamente de mujeres.", con mi mala costumbre de leer entre lineas, no entiendo la segunda parte, ¿quiere ello decir que si se trata de ONGs específicamente de mujeres no tienen necesidad de fomentar la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres?... interesante, todos somos iguales, pero unos más que otros.

Ya no digo nada sobre el requisito de no ser gubernamental para recibir una subvención gubernamental, así como de la capacidad real de un grupo de amigas que se reunen a costa del Estado para discutir sobre el asesinato de otra mujer... sinceramente, yo preferiría gastar ese dinero en justicia y policías, y de hecho, los políticos ya cobran por hacer una legislación justa, que hagan su trabajo de una puñetera vez y que definan correctamente los delitos asociados con las agresiones de género. Ese dinero lo deberían invertir en esos equipos de control y vigilancia de los maltratadores, para asegurarse de que se mantienen las ordenes de alejamiento y como mucho para realizar las campañas apropiadas para asegurarse de que cualquier ciudadano denuncie en cuanto vea una agresión.

Un desigual.

6 comentarios:

aina dijo...

Por supuesto que somos diferentes. Y mejores además.

Outsider dijo...

Aina, Totalmente de acuerdo en la primera parte, todos somos diferentes... aunque yo matizo que "todos", sin distinguir ellos de ellas dentro de ese todos. Y mejores, ahí empezó todo, con alguien que hace tiempo se creyó mejor en función del colgajo de la entrepierna.

Un clavo saca otro clavo... pero el resultado es otro clavo en la madera.

Titajú dijo...

Pues yo, que no me creo nada de eso de que la mujer es mejor que el hombre, o viceversa, siempre digo que el mejor lema de una persona es "porque yo lo valgo". Soy mujer, soy de letras y que nadie se le ocurra ponerme a construir puentes... aunque sea mujer. Soy buena en lo mío, pero por ser yo, no por ser mujer.
¡ Cómo me joroba este tema!
Me ha encantado eso de "Albaceta". A ver si voy a Pontevedro a ver a mis suegros, que llevo demasiados años yendo a Pontevedra.

zayi dijo...

Somos diferentes, así de sencillo y no sólo "anatómicamente" sino a nivel intelectual, ninguno es mejor que el otro, sólo somos diferentes y deberíamos asumir que hay cosas que no están hechas para ambos,habrán unas que ustedes hagan mejores y otras, en las que nosotras nos defenderemos mejor...así que asumiendo estas diferencias, deberíamos tener la misma igualdad de oportunidades en diferentes ámbitos....juntos pero no revueltos...no sé si me expliqué bien...
Un beso.

Anabel dijo...

Estoy de acuerdo contigo...y lo mejor...la foto! es buenísima!

Otra desigual

Outsider dijo...

Titajú, Albaceta... una ciudad llena de policios.

Zayi, te explicaste "bienisimamente".

Anabel, la foto la tomé prestada por ahí...