martes, mayo 17, 2011

¿Que hora es?

Una de las razones por las que me doy cuenta que el tiempo pasa es la cantidad de trastos que vamos acumulando, la bilbaina tiene una colección de bolsos y zapatos que no desmerecen, en cantidad, a la de Imelda Marcos, los zapatos se los compra ella, los bolsos son regalos en su mayoría. Pero es que hace ya tiempo que descubrí que es dificil equivocarse comprando bolsos, lo difícil puede ser despues combinarlos pero para eso existen las tiendas de ropa, para encontrar aquella prenda que vaya a juego con el bolso o zapato de turno.

La dificultad para encontrar un regalo de navidad, cumpleaños, dia del padre, del hijo o del espiritu santo del corte ingles es común a todas las personas pero hay algunos regalos que son muy socorridos. En mi caso son relojes, colonias y calzoncillos, de estos últimos tengo una colección más que interesante que Papa Noel se ha entretenido en engordar año tras año por petición de mis hijas.

Las colonias, al final se acaban, a los relojes se les acaba agotando la pila que viene a ser más o menos lo mismo ya que si tienes otro no te preocupas por cambiar la pila a ninguno de los existentes.

De todos modos, los que más me gustan son los que no usan pilas, y de esos voy a hablar ahora, de los tres que entran dentro de la categoría de automáticos... más, o menos.

El primero de todos ya tiene unos años, de 2002 ó 2003, no es un automático en el sentido estricto de la palabra. En realidad es un reloj a pilas recargables por energía solar. Un citicen eco-drive GN-4W-S. Con diferencia el más exacto dando la hora de los tres que pongo hoy aquí y también el más barato. He nadado con el en piscina y mar y es el que llevo puesto a diario. La esfera de cristal se la tuvimos que cambiar el verano pasado porque un golpe la rompió... el relojero no presurizó la caja así que sus tiempos de natación terminaron.

Este otro es un Guess W25002G2, de 2004 ó 2005 la caja es muy llamativa por el hecho de que se ve la maquinaria funcionando a todo ritmo, resulta hasta entretenido. Tiene detalles curiosos como que no hace falta usar la rueda para poner la fecha o el indicador de tiempo restante. No lo he sumergido porque la correa es de cuero así que no puedo hablar de sus capacidades acuáticas. La verdad es que en su día no creía que diese buenos resultados, más que nada porque tengo otro guess collection que tiene la rara habilidad de marcar meses de 37 días, pero he de decir que de este no tengo ninguna queja.

Por último y más caro... que no mejor, tenemos este Tissot T014427A Contundente en cuanto a maquinaria y consistencia pero con más peros que pros.
En primer lugar, el cronómetro se rompió en el primer uso, lo repararon en garantía y perdió la estanqueidad... es decir, 200m water resistant que ahora se traducen en la distancia a la que has de estar del agua. No tiene, con mucho, la capacidad de estar sin movimiento que tiene el Guess y para terminarlo de fastidiar, al cabo de unos pocos días ya se desfasa del resto en un par de minutos. Definitivamente, no siempre lo más caro es mejor. Curiosamente es el más nuevo de todos, de mi vuelta al sol del año pasado.



De todos modos una de las razones por las que prefiero los automáticos es la posibilidad de no tener que acordarme de quitarmelos para ducharme o ir a la piscina, los que usaba como tales, perdieron la estanqueidad y el que no la ha perdido, no lo uso en el agua por no extropearle la correa... vamos, que sigo aceptando relojes... a malas siempre podré montar un mercadillo.

2 comentarios:

Titajú dijo...

Cj se emperró en uno el año pasado, un automático que tiene agitar como si fuese un ginfizz cualquiera para que no se le pare. Es un seiko nosequé y nos recorrimos medio mundo para encontrarlo.
Yo tengo una buena colección de relojes, que no uso porque hace dos años me lo quité porque era verano (en verano nunca llevo reloj) y nunca más me puse. ahora llevo el del móvil, pero tengo unos quince relojes, aún no se muy bien la razón. Y todos comprados por mi...

Outsider dijo...

Si los llevas puestos no se paran... y si no los llevas puestos, no le veo el chiste a que sigan dando la hora. Alguien me dijo que se estropeaban, pero seguramente es algo que hay extendido los vendedores de un curioso aparato que (a pilas) no deja de moverlos, vamos, de chiste.