viernes, abril 22, 2011

Mecánico de botijos... porque de coches no.

Hace 10000 km, kilómetro arriba o abajo, llevé el coche a uno de esos sitios en los que pagas por llevar el coche a reparar en un "do it yourself", vamos, la ilusión de todo chaval de 10 años (aunque yo no recuerdo haber tenido esas ilusiones...), subir el coche a un ascensor de esos y cambiarle el aceite como si lo hubiera hecho toda la vida.

La verdad es que no aprendí de los errores ajenos pues acudí al lugar porque un tiempo antes un amigo me había llevado cuando le cambió el aceite a su coche. La maniobra parece de lo más simple, se quita el tornillo más bajo del motor, en un sitio que llaman el carter que me hace preguntarme si tamaño nombre tiene algo que ver con el que fuera presidente de los USA cuando secuestrar americanos empezaba a ponerse de moda.

El coche del compañero, un BMW... ¿que puede fallar?, je... se rompió el tornillo y la rosca se quedó en el sitio. El coche pagaba por horas en el "jodelo tu mismo", aunque al final encontró quien fue capaz de quitar el tapón... a todo esto, el receptor del aceite estaba demasiado bajo así que el chorro de aceite salpicó todo el garaje sin llegar a tapar el letrero que indicaba que había que dejarlo como estaba... limpio... so pena de pagar un suplemento que riete de lo que cobra un ingeniero espacial. Parece ser que no nos habíamos percatado de que el embudo ese se podía subir como la cabeza de ET...

Pero bueno... yo aprendí del hecho, cuidado con el tornillo... que los de BMW los hacen huecos por alguna misteriosa razón para evitar intrusismo en el cambio de aceite... yo tengo un peugeot 306 así que lo del tornillo no sería problema y en todo caso solo tenía que recordar lo de subirle la cabeza al ET recoge aceite.

Genial... llego yo para hacer la maniobra, pongo el coche, preparo las herramientas y voy a quitar el tornillo... ¿cual era?, tengo dos candidatos, uno limpio, impoluto y otro aceitoso... estoy cambiando el aceite a un coche de 12 años así que blanco y en botella. Pues no, no era leche. Era la caja de cambios... menos mal que me lo olí cuando vi el aceite ese más bien tirando a clarito, como de una freidora sin mucho uso, bueno, eso y el detalle de que al sacar la varilla, seguía lleno.

Quité el otro para seguir sacando aceite... esta vez negro de verdad, y al quitar el filtro descubro que no es un BMW... mis manos tenían que pasar por una maraña de tubos para desenroscar la cosa que más se parecía a lo que había comprado utilizando un aro de metal que no había cojones a engancharlo. Lo consigo... y otro chorro de aceite por encima de todo el motor. Como es negro, digo yo que a eso se referirán cuando dicen que van a petrolear el motor, (nunca he comprendido porqué carajo podría nadie querer petrolear el motor si no era por equivocación al cambiar el aceite).

Relleno el aceite del motor y busco un tapón para hacer lo propio con el de la caja de cambios... no hay... y evidentemente no se puede meter por el agujero que lo saqué, por fortuna, porque parece ser que usa otro aceite... saco el coche de allí y lo meto en el garaje, el de verdad, para que le pongan el aceite de la caja de cambios... creo que desde entonces, cuando quieren reirse un rato vuelven a contar la historia de aquel que se equivocó de tornillo...

Pero si creíais que había aprendido de ello, os equivocáis, ayer volví al mismo sitio para cambiar el aceite... ya se donde está el bueno, ¿que puedo hacer mal?, de hecho puse trapos para evitar el derrame de aceite del filtro al quitarlo así que todo limpio... solo tuve el problema de usar una llave de tubo para quitar el tornillo y este se quedó adherido al interior de la misma. Solo me llevó 15 minutos descubrir como se quitaba pero se me hicieron eternos... pero claro... cualquiera pregunta, estoy seguro de que los del fondo me grababan con una cámara de teléfono y que igual estoy en algún youtube.

Pero todo un éxito... salvo por el detalle de que esta mañana había un inmenso charco de aceite debajo del coche... aún no se que ha pasado, pero el filtro no parece que lo hubiera apretado bien...

En fin, dos de dos en la operación de mecánica que se supone más sencilla... definitivamente me cambio a mecánico de botijos. Complicado trabajo consistente en acercar el agujero gordo a un grifo y evitar mojarse cuando sale el agua por el otro lado al tiempo que se cierra el grifo... ah, y sin olvidarse de mojarlo, que es cuando enfría el agua sin nevera.

5 comentarios:

leamsi dijo...

jajajajaaa, como decía la canción:
"Manolete, sino sabes torear pa´qué te metes"
jajajjaa
me has recordadoa mi mismo, por momentos me parecía que estabas contando mi relación amor-odio con el bricolaje, jajajaj
salu2

Titajú dijo...

¿Y dices que puedes estar en yiutub????
Ahora mismo voy a buscarte.
A verrrr, "mecánico de botijos cambiando aceite a la caja de cambios"...
Pues no, por esa entrada no sales.

Titajú dijo...

Te he mandado un mail, ¿lo has recibido?

Anabel dijo...

Si para mí, Ikea es un desafío espartano...lo de mecánca ni te cuento...aún no se como aprobé la teórica...así que lo tuyo (lo de la voluntad básicamente) de admirar...

Outsider dijo...

Leamsi, Pues no es la unica de mis habilidades taurinas... Otro dia hablare de como reforme una casa en tres años y al dia siguiente de terminar cambaba de pais...

Titaju, yo tampoco lo encuentro aunque no lo descarto. Ya vi el correo... Si bebes no conduzcas.

Anabel, yo hetrabajado para ikea como montador....cada vez que compraba un mueble...