miércoles, marzo 02, 2011

Requiem por un internauta anónimo.


No suelo comentar en youtube cuando selecciono una canción, la busco, y cuando encuentro la que busco, la pongo en el blog. Como cuando hace ya unos cuantos años, buscaba en el dial de la radio hasta escuchar aquella que me gustaba para grabarla en aquellas cintas de cassette. El proceso podía llevar mucho tiempo y las canciones quedaban cortadas pues en el momento en el que entraba la cuña de publicidad sacábamos la cinta y le dabamos media vuelta atras para enlazarla con la siguiente. Las cadenas de radio no solo no pagaban por retrasmitirlas, cobraban, porque sin aquella publicidad no vendían el disco. Ahora no pagan por la publicidad gratuita y se permiten el lujo de cerrar las emisoras de hoy.

No conocía al usuario al que han bloqueado, pero podría haber sido cualquiera de nosotros, somos asesinables en internet y nadie lo considerará como tal. Han matado a un anónimo que habrá resucitado con otro pseudónimo. Pero le han quitado su identidad anónima. Es curioso que en realidad no evitan nada, pero estos Gadaffis de la red creen que pueden poner puertas al mar y no se dan cuenta que el agua pasará de todos modos y que si lo consiguen, lo único que obtendrán será unas puertas oxidadas.

Descanse en paz... que coño, que resucite, y que ahora no cuelgue una, sino dos.

2 comentarios:

Titajú dijo...

Resucitará, ya lo verás. Y su venganza será TERRRRRIBLE... y la mía también.

Javier Caballero dijo...

Lo que sei que está claro es que no descansa en paz.