domingo, marzo 06, 2011

Lacon con grelos.

Con grelos, cachelos, garbanzos, chorizos, cecina y patatas, ay, no, que eso son los cachelos. Todo gracias a titajú, que se compadeció de nuestra situación de Napolitanos de alquiler y nos envió lacón y chorizos suficientes para invitar a medio vecindario.

Ya sabéis que no creo en cielos ni paraísos, pero de existir no me cabría ninguna duda de que Titajú se ha ganado una ampliación de su parcela.

Siguiendo su consejo, miré en internet para descubrir como se podía hacer y al final cogí un poco de cada lado para hacer una receta nueva, que después de haberla comido he decidido compartir con todos al tiempo que daba de nuevo las gracias por poder incorporar esta receta a nuestro repertorio culinario.

Ingredientes:
300 gramos de garbanzos. (yo usé 500 gr)
Un par de trozos de Lacon de unos 400 gr cada uno.
Tres chorizos tiernos. (la bilbaina los llama asturianos, yo me inclino a pensar que son gallegos).
Tres patatas.
Un manojo de grelos (mejor si hubieran sido 2).
1 trozo de cecina. (porque no tenía costilla, ni carne, pero habría valido igual).
1 hueso de jamón. (que como si no se añade, pero era lo que encontré al buscar la costilla).


La noche anterior se ponen en remojo, en recipientes separados, el lacón y los garbanzos. Si los trozos de Lacón fueran muy gordos podría hacer falta cambiar el agua, yo no lo hice.

La mayoría de las recetas usan dos cazuelas para prepararlo, yo tengo una olla a presión de poco más de 8 litros y he optado por hacerlo todo en el mismo recipiente... digo yo que los sabores se repartirán mejor.

Se pone el lacón con unos 3 litros de agua y en fuego fuerte hasta que hierva. Cuando ha empezado a salir la espuma, la he retirado, he añadido los garbanzos, la cecina y los chorizos y lo he puesto a fuego lento durante una hora.


Entonces he añadido las patatas peladas, se me ha pasado cortarlas en trozos pero no me arrepiento, eran fáciles de recoger y estaban buenas. Al mismo tiempo he añadido los grelos siguiendo el consejo de Titajú de atarlos para no tener que ponerme a pescarlos luego. He probado de sal y he añadido un par de cucharadas porque aunque el lacón había soltado casi la necesaria he tenido que añadir más agua para cubrir los grelos.

A los grelos hay que quitarles los tallos, nosotros hemos dejado demasiado tallo y han quedado algo fibrosos.
(Los grelos... en teoría, según la wiki,  son la parte verde de los nabos justo antes de la floración, hay quien los confunde con las nabizas que son las mismas hojas antes de esa fase, octubre o noviembre...  pero yo no tenía ni puta idea. En Napoles venían con alguna florecilla pero salvo los tallos, todo lo demás estaba muy bueno)

Por no esperar a que vuelva a coger fuerza el fuego, he decidido tapar la olla y seguir a presión, lo he dejado a fuego lento unos 30 minutos después de alcanzar la temperatura de presión.

Con el caldo se puede hacer sopa, se sirven las patatas, los grelos y los garbanzos por un lado y el resto por el otro. Lo he acompañado de un Rioja Montecillo del 2006 y de postre unas torrijas, que estamos en carnaval...


(Aquí el lacón y los chorizos antes de decidir que no me cabían... y cambiar a la olla).


El resultado final...
Y mi plato... bueno, el primero de los dos que me he tomado.



Que aproveche... yo aún no me puedo mover de tanto que ha aprovechado.

Después pondré la receta del postre...

5 comentarios:

aina dijo...

Dos platos?? qué bruto eres.

Tiene buena pinta.

Outsider dijo...

Y mejor sabe.

Titajú dijo...

Los chorizos, si son los que os he mandado, son gallegos. Y tan gallegos son, que los hacen justo enfrente de mi casa.
Me alegro que haya gustado.

Anabel dijo...

WoW!!! ahora mismo estoy llorando de la emocion.

Yo tambien quiero una Titaju!!! buuuuaaaaaaaa:-)
Outsider...que arte tienes en la cocina, no?

Que grande es nuestra gastronomia y que bien se come en Galicia Carallo!

Outsider dijo...

Ju, gallegos, si ya lo decía yo... que sabía de donde venían.

Anabel, hoy en día, con internet como libro de recetas, es muy fácil cocinar. Eso sí, tienes razón en que bien se come en Galicia.