sábado, noviembre 13, 2010

Pastillas contra el dolor ajeno.

Sin querer, sin pretenderlo ni haberlo imaginado o previsto, me encuentro ausente, lejano, perdido y desconectado en más de un sentido. No se ya si decir que estoy volviendo o si seguiré ido,  pero me acabo de enterar de que ha fallecido Luis García Berlanga. No era yo uno de sus mas fervientes admiradores, más que nada porque no lo soy de nadie, pero hace poco que ví un video que él mismo protagonizaba, e ironizaba sobre la inmortalidad que buscamos los que hemos firmado el único contrato que nunca se rompe. Aquel que se firma al nacer...

Pastillas contra el dolor ajeno, habría que tomar muchas de estas, porque el dolor ajeno es por desgracia el más abundante.

4 comentarios:

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .bastet dijo...

precioso.
muchas gracias.

Titajú dijo...

Pues ya lo he visto tres veces hoy.
Ya te echaba de menos por estos lares. ¿Bienvueltido, o es una excepción esto de volver?

Rembrandt dijo...

No conocía el aviso , es hermoso y triste a la vez, no sabía que había fallecido GB.

Un bello post para un regreso que no sabemos si será, o como dijo Titajú sólo una excepción. Lo que sea me ha encantado volver a leerte otra vez.

Besos para vos, espero que te encuentres bien y buen finde.
REM

Outsider dijo...

No se si decir que he vuelto, nunca pensé que me hubiera ido, pero bueno, es una larga historia que no me apetece contar que al final ha acabado derivando en simple desidia.