domingo, abril 11, 2010

Puglia. Visitando Bari

No voy por orden, entendiendo como 0rden al de visita... pero bueno, creo que me he dejado una pila de sitios que he visitado sin su correspondiente entrada y que valen mucho la pena. Creo que no he puesto las imágenes de Pompeya, pero es que hay un antes y un despues a estas ruinas... desde entonces ver piedras ya no ha sido lo mismo y cada vez que vemos una nueva colección de piedras decimos lo mismo... esto es bonito... pero deberíamos haberlo visto antes de Pompeya.

Puglia es el tacón de Italia, en particular la península Salentina. Nos alojamos en Lecce, pronunciado "Leche" así que para los italianos, cada vez que nos escuchan pedir un café con leche sería como pedir un café con Salamanca.

La región es un sin fin de olivos y piedras, pero piedras de verdad... ruscos, pedruscos o cantos rodados entre dos mares sin practicamente playas a las que hay que pagar un tributo al propietario de turno para poder entrar (en época estiva). El resto... acantilados de ensueño entre peñascos (más piedras) y pueblos que recuerdan al levante de hace 30 años... en abril no hay turistas y se puede ver al pescador preparando sus redes o pescando y al local haciendo lo que sabe hacer...

Empiezo por Bari porque es el lugar en el que he podido hacer la foto que habría hecho antes si hubiera tenido una cámara a mano...

Para los que dicen que las motos solo tienen 1 o 2 plazas...

¿Tres?



Pues no... y ojo al casco...




Soy alto... pero de todos modos, estas puertas son minúsculas... definitivamente los Gnomos eran Italianos.




Callejuelas y más callejuelas, en cada esquina una imágen... aquí muestran un sentido práctico, le piden a la virgen para que no llueva... pero por si acaso, la moto con su toldo o plástico... que pa cutres no les gana nadie.



Por alguna misteriosa razón no puedo meter más fotos... ya seguiré en otro momento.

3 comentarios:

Titajú dijo...

Estuve en Bari hace tres años, y le tenía muchas ganas porque soy una romanticona atontolinada que lloró lo suyo cuando vio "los puentes de Madison". y era visita obligada.
En cuanto a las motos para dos... cuando vuelvas a España, date una vuelta por Motril (Granada) y verás a toda la familia en una scooter, con el perro incluido.
Y te juro que no exagero.

Eloise Kelly dijo...

Gulliver en Liliput ...jeje

Outsider dijo...

Titajú, definitivamente cada vez me creo más cuando me dicen que el sur de España se parece mucho a Italia.

Elise, pues sí... creo que me compraré un casco.