domingo, abril 11, 2010

Puglia: Bari... y monumentos.

Una cosa que me hace gracia de los italianos es lo mucho que hablan de sus playas, me he recorrido toda la península salentina en busca de esas playas famosas y las que he encontrado son pocas, pequeñas, con una arena más bien tirando a mala y me las imagino abarrotadas a pesar de que en la mayoría hay que pagar por entrar. En la mayoría hay una serie de casetas, sí... como aquellas que existían en las playas españolas hace 30 años, que supongo que sirven para cambiarse la ropa... claro que la imaginación me traiciona y me los veo con esas camisas de tirantes y rayas blancas y rojas o vuelos de encaje a la altura de los tobillos...

Bari pasa por ser uno de esos sitios con playa para los italianos... pero yo no la he visto... bueno, he visto unos pocos metros que no se deberían considerar como playa, eso sí... al lado de donde hice la foto estaban pescando pulpitos... y a mi, sinceramente, me gustan más las rocas que las playas... estas últimas están bien para tomar el sol, pero en abril... como que no.




Tambien tienen monumentos... la mayoría iglesias.

Aunque lo mas sorprendente es esa red de callejuelas en las que parece tan fácil perderse, donde solo se puede ir andando o en dos ruedas y puedes ser testigo de lo que pudo ser un accidente porque cada uno parecía ir a su bola y hasta el último momento no se apartaron...

Lo que más llama la atención... la santería... esta con luces de neón incluida.


Pero lo dicho... las callejuelas, con las puertas abiertas, con los olores de la cocina y las voces desde el interior lo convierten en un lugar entrañable... la gente no parece vivir aquí con el miedo que se respira en Napoles... allí también hay un barrio así... pero recomiendan no entrar con ninguna propiedad valiosa o que lo parezca.

Y por supuesto... piedras... italia está llena de ellas... aunque lo mejor son las sábanas en el balcón ya que aunque la apariencia externa es desastrada, dentro de casa son bastante cucos.

6 comentarios:

Titajú dijo...

No son pieeeeeedras, monumeeeentos. Que en cualquier otro lado tendrías que pagar para verlos.
Tú aléjate de las motos... que te veo peligrar...

Outsider dijo...

Si mis hijas dicen que son piedras... es que son piedras. Tienes razón, en muchos sitios tendría que pagar por verlos... aquí, con lo que cobran por entrar en la playa van servidos. Por otra parte, cuando pueden cobrarte... ya lo hacen, ya.

Y las motos... eso no son motos... son kamikaces...

Javier Caballero dijo...

Bonitas piedras y bonitas sabanas, los interiores cucos nos los imaginaremos.

Me ha gustado la sesión fotográfica del laberinto de callejuelas y a un gigantón con pinta de Dino Meneghin. Es broma pero es curioso, esta claro que quien viviese hace long long time era de esa estatura.

Sigue con tus fotos, molan.

Outsider dijo...

Tengo una pila de fotos de un montón de sitios así que poco a poco iré sacandolas... ya que con esto de las nuevas tecnologías ahora que hacemos más fotos resulta que no las sacamos en papel.

Me sonaba el nombre de Dino a algo más que a los picapiedra y cuando lo he buscado he vuelto a la infancia o preadolescencia ... corbalan, epi, fernando martín y compañía... Dino Meneghin es un poco... bastante, más alto que yo... e Italiano, vamos, que se supone que el sí cabe.

silversroadnottaken dijo...

QUE CHULOO,,, ME FLIPAN LAS FOTOSSSSSSSS

Outsider dijo...

Silvers, me alegro.