miércoles, enero 20, 2010

Educacion

"No llego a comprender por qué, siendo los niños tan inteligentes, los adultos son tan tontos. Debe ser fruto de la educación."

Alexandre Dumas (Hijo)

Y es que aquí, viendo la tontería de los niños, no me quiero ni imaginar como serán de mayores...

Cuando yo era niño tengo el recuerdo de ir puerta por puerta dando al timbre, una vez me caí y casi me rompo la cabeza... la cara me la habría roto mi padre si hubiera sabido como fue, pero solo tocabamos el timbre una vez e íbamos a la siguiente puerta. Aquí me dejan trabado el timbre con un palito y si no estoy en casa acaba quemándose... y eso que hay "vigilancia" en la urbanización... que si no... no se.

6 comentarios:

carlota. dijo...

Jeje, con 13 años me dejaron una moto y me metí un ostión de muy señormío , me rompí la clavícula derecha , 10 puntos de sutura en la barbilla (era la 5 vez que me la abría )6 puntos en la ceja izquierda y la cara se me quedó como Rocky Balboa (la 1ª parte ) , pues así llegué yo a casa y les dije a mis padres que me resbalé en la avd. (se lo tragaron ) y al cabo de los años vamos al médico y el buen doctor le pregunta a mi madre ¿cómo está la motorista? el resultado castigada 3 meses sin salir de casa .

No sé si viene a cuento jeje , pero ahí te queda Out ...

Outsider dijo...

Extrapolado a los tiempos actuales, la moto habría sido robada y tu madre habría pedido daños y perjuicios al propietario por haber dejado que se la robases.

Titajú dijo...

O... la madre denunciaría al médico por no haberle dicho en su día que su hija iba en moto, y ganaría el juicio.

Outsider dijo...

Y así nos va...

Ahora resulta que me dicen que no tenía que salir fuera cuando me lo hacen... que es peligroso... tela, ¿y que hago, me quedo en casa mientras suena el timbre?, ya me pasó con lo de los golpes entre coches, todo el mundo parece psicotizado con lo que otros les puedan hacer...

Titajú dijo...

Piensa que por lo menos no tienes a Carmelle...

Outsider dijo...

¿Que no?, lo mio es peor, si se diera la horrenda casualidad de que esa señora fuera a eurovisión, los comentarios en España serían impersonales, se hablaría en primera persona y nadie se burlaría de nadie o de todos. Aquí trabajo con varias nacionalidades, cada uno tendrá su representante y cuando me miren sentirán vergüenza ajena... y yo solo la propia y me tocará aguantar el chaparrón de cachondéo...