lunes, noviembre 30, 2009

Los derechos del agricultor.

Hace unos días, ya unos cuantos, pude ver por la tele como los agricultores y ganaderos se manifestaban porque no cobraban suficiente por sus productos y que con lo que cobraban no llegaban ni a cubrir los gastos y me puse a pensar en alguna que otra sino contradicción al menos sí curiosidad.

A fuerza de dar vueltas por el mundo me quedé con el dato de que la leche era mucho más barata en Holanda que en España, puede que mi desconocimiento de las marcas me hiciera pensar que todas eran iguales pero lo cierto es que tanto la leche más barata como la más cara de Holanda, eran más baratas que sus homólogas españolas... ¿significa ello que en Holanda, y me atrevería a decir que también en Alemania, toman leche de peor calidad?... no se... pero yo tengo kefir desde hace unos años y he de decir que el bicho parecía bastante contento con la leche que compraba en Alemania... que a todo esto le daba la más barata que encontraba. ¿Quizás es que los intermediarios ganan por la leche en España?... no se... puede que los intermediarios alemanes sean más tontos que sus homólogos españoles y que al mismo tiempo los ganaderos sean más listos pero me parece altamente improbable... no el hecho de que sean más listos sino de que se den las dos circunstancias al mismo tiempo.

Pero en cualquier caso el problema debe estar en la cadena de distribución porque no se ha escuchado que los ganaderos alemanes se quejen del mismo asunto, o al menos no lo hacen del modo que se realiza en España- También es posible que con eso de que la industria farmacéutica está en Alemania, igual dejan a precio de saldo las medicinas que puedan necesitar sus vacas y que tener a las mismas encerradas durante el invierno para que no se congelen seguramente salga más económico que el pienso que se compra en España para mantenerlas ya que mientras están en el corral, probablemente no coman... aunque lo dudo... no darían leche.

Con los agricultores pasa otro tanto, claro que con todo lo que llueve en Alemania el agua les sale gratis y las naranjas casi no son más baratas que en España... solo lo son en los mercados holandeses... pero es que aquí se cultivan tomates y patatas muy parecidas a las naranjas... es decir no se cultivan naranjas y vienen como muy cerca de España o de Italia.

Así que si vienen de España resulta que los intermediarios les bajan los precios a los agricultores españoles para poder vender en Alemania... cosa que es hasta posible pues no tienen ningún reparo ni vergüenza en comprar las naranjas que se producen en Marruecos o donde las produzcan más baratas... que tios, menuda desfachatez, porque todo el mundo sabe que ese mercado no es de ellos, es de los españoles que para algo les hemos cedido la isla de Mallorca como lugar de vacaciones...

Con la manifestación me percaté de que en Italia deberían estar en una situación similar, de hecho la leche es más cara que en España y la misma marca de zumo vale más barata en Alemania que en Italia... motivo suficiente para manifestarse... pero no lo hacen... ¿será que ganan suficiente?... no, no creo, porque no existe tal cosa como ganar suficiente... al menos no en nuestra sociedad de consumo.

¿Donde se encuentra entonces el origen del problema?

Hace muchos años tener una vaca garantizaba leche para toda la familia y el excedente se canjeaba por otros bienes. El que tenía una vaca se daba cuenta de que el coste de mantener dos vacas a un tiempo era inferior al coste de la suma de tener que mantenerlas por separado y que donde comen dos... comen tres... así que aumentaron los excedentes para poderlos canjear por otros bienes.

Entonces llegó el dinero... ese invento según el cual no era necesario canjear el excedente por otros bienes que se podían extropear al no necesitarlos en demasía pues a su vez habrían sido superiores a la necesidad y por tanto se habrían convertido también en excendente.

Así, este dinero permitió incrementar el tamaño del negocio por lo que la leche, o las naranjas, que para el caso es lo mismo, de una explotación eran suficientes como para cubrir las necesidades de una comunidad más importante.

El agricultor o ganadero acudía al mercado para vender sus excedentes incrementando su capacidad de producción con los beneficios de dichas operaciones, pues el dinero no producía más dinero, pero si se invertía en otra vaca o huerto los excendente producirían más dinero.

Llegó un momento en el que el mercado local no era suficiente para distribuir tanto excendente así que surgió la figura del intermediario. Este señor vió que cuando el excedente no tenía salida, se vendía más barato... ley de la oferta y la demanda... así que compró más barato para poderlo vender más lejos... donde el bien era escaso y juntando el ahorro por comprar más económico con el precio que estaban dispuestos a pagar en su destino final, creaba un sistema de distribución que era capaz de sacar beneficios.

El mercado se expandió y el agricultor o ganadero fueron capaces de aumentar su negocio pues el riesgo de que no tuviera salida el producto se había reducido al ampliar los potenciales compradores.

Claro que ver al vecino enriqueciendose con las naranjas o la leche provoca envidias... y otra gente... (que mala...) quiso enriquecerse haciendo lo mismo. Primero el vecino... despues el vecino del vecino hasta que en el pueblo de al lado tambien había una colección de agricultores y ganaderos produciendo excendentes que vender donde estuvieran dispuestos a pagarlo más caro... al intermediario.

Pero el aumento de producción también trajo el aumento de los intermediarios y al igual que había sucedido con el mercado del pueblo... el mercado internacional empezó a saturarse a su vez.

Llegaba más y más género con lo que decidieron comprar al que lo ofreciera más barato...

Si el problema es el intermediario... la solucción la han encontrado los agricultores de Nápoles... pues venden su género en la calle como antaño hicieran en el mercado. El excedente lo venden al precio que se lo paguen... pero lo que venden ellos lo venden siempre más barato que el intermediario local pero más caro de lo que el intermediario les pagaría a ellos así que nunca salen perdiendo.

No voy a especular sobre los impuestos que pagan o dejan de pagar los agricultores y ganaderos, ni voy a pensar mal sobre ciertos cultivos que reciben subvenciones por cultivarse pero que despues no se recolectan. Pero sinceramente... me revienta encontrar esas manifestaciones quejándose de que terceros paises compran productos en el tercer mundo porque les sale más barato, cuando al mismo tiempo, resulta que la mayoría de esas explotaciones, que pretenden vender mucho más de lo que se necesita a nivel local, contratan a inmigrantes por dos duros, con o sin papeles (sin papeles son incluso más baratos) y se quejan porque esos mismos inmigrantes son capaces de producir más barato si no salen de su país...


Lo jodido es que en la mayoría de los casos... esas explotaciones que producen naranjas o cualquier otro producto en esos paises del tercer mundo para competir en este "primer" mundo, son a su vez regentadas por chorizos de éste... que despues salen airados en manifestación mientras el resto de los españoles pagan las naranjas y la leche más caras porque a esos desgraciados se les ocurrió un dia que podían hacerse más ricos vendiendo a un intermediario que las podía vender más caras no importa donde.

2 comentarios:

zayi dijo...

ES LAMENTABLE TODO ESTO. EN VERANO FUÍ A MADEIRA Y LLEGUÉ DESILUCIONADA PORQUE AQUÍ LA COMIDA ES EL DOBLE O EL TRIPLE MÁS CARA, LA CARNE ALLÁ ES REGALADA, LOS LIBROS DEL COLE, ALGUNAS ROPAS... Y ESO QUE LAS CANARIAS, SEGÚN TENGO ENTENDIDO, SON MÁS BARATAS A LA HORA DE COMPRAR QUE LA PENÍNSULA...SI YO VINE ASÍ, ME IMAGINO SI VAN USTEDES...
BESITOS.

Outsider dijo...

La verdad es que desconozco como se está en Madeira en relación a Portugal, pero viví unos años en Gran Canaria y no es cierto que sea más barato que en la península. Al menos entonces 95-99, solo era cierto con el azucar y el tabaco, y bueno... la calefacción... el resto era igual o más caro.