jueves, noviembre 12, 2009

¿Educación o simplemente hipocresía?

Hoy me he sentido gilipollas.

Después de todos los años que llevo fuera conociendo gente de diversas nacionalidades, aprendiendo de la cultura de cada uno de ellos me he encontrado con una situación de esas en las que te das cuenta de lo distintos que llegamos a ser.

Esta vez se ha tratado de un Británico que trabaja conmigo. A menudo trae snacks y toda esa serie de guarrerías que toman en lugar de comida. No soy muy amigo de comer de los cacahuetes, crackers y galletas de una bolsa común, pero para evitar un mal gesto cogía uno y solo uno de esos crackers.

Hoy, ha sacado otros crackers y ha ofrecido el último. Por las mismas he aceptado a pesar de que en realidad no tenía ganas de tomarlo. Mi sorpresa y vergüenza ha surgido cuando despues de metermelo en la boca me han indicado que el último no se debe coger... ??¿¿¿ que solo se ofrece por cortesía...

No me he puesto a explicarles que lo cogí precisamente por contesía, aunque sí que he indicado que no comparto esa otra forma de hipocresía educada. Que si yo alguna vez ofrezco algo, lo estoy ofreciendo de veras y que de hecho prefiero que lo acepten, si no quiero que me digan que sí... lo mejor es no ofrecerlo... y eso por el parecer es de mala educación. Así que he descubierto que no solo soy malheducado por cogerlo sino también por no ofrecer de lo mío cuando no tengo intención de compartirlo.

En fin.... se trata simplemente de un problema cultural, si fueramos bosquimanos lo educado es sonreir enseñando los dientes a modo de saludo y nos encontraríamos con que al entrar en cualquier lugar de este lado del mundo, por lo general nadie responde al saludo...

8 comentarios:

Tilie dijo...

Bueno, bueno..., bueno... Nos encontramos frente a una problemática compleja. Si ellos supieran que en realidad no te gusta compartir la bolsa, y aceptás por cortesía, podrían pensar, con justa razón, que lo tuyo también es hipocresía. Como sea, creo que esto te da la libertad de rechazar las invitaciones venideras, lo cuál supongo, constituye un alivio a tu "asquito" por ciertas cosas.
Me queda claro que si algún día vinieras a Argentina, y eligieras visitarme, no podría invitarte con unos "ricos mates". XDDD

Titajú dijo...

A mi me revientan esas cortesías tan corteses, esa educación tan exquisita que dejan patente cuando te dejan quedar mal.
La educación, en cualquier parte del mundo, consiste en hacer que el que está a tu lado se sienta a gusto. Si te llaman la atención, los maleducados son ellos, porque hay formas y formas de hacerlo. Simplemente, comentando (antes de ofrecértelo) ¿sabes que es de mala educación coger la última galleta...? Lo que me parece es que ese tío quería dejarte en evidencia.
Me parece que has dicho que era británico. Estuve trabajando para ellos, en un hotel de cinco estrellas, hace un millón de años, Quedé de su hipocresía, de su ¿sentido? del humor y de sus manías hasta las orejas.
Ya verás el día que tú les llames la atención a ellos, lo bien que les sienta.

mariajose dijo...

respecto a los ingleses estoy de acuerdo con titajú, aunque me parece una hipocresía total ofrecer por cortesía y de muy poca vergüenza reprochar que lo hayas cogido.
¡le debes una!
bsos

zayi dijo...

Lo siento, estoy llorando de la risa... Si me hubiese pasado a mi, primero me hubiese reído mucho del papanatas ese y luego, con todo el respeto a tu persona, que sé que no serías capaz de ello, lo hubiese escupido en la bolsa y le hubiese dicho: "Ahora cómete toda tu comida chatarra y déjame en paz"...Hace unos años me pasó algo así con el padre de un buen amigo, es uno de estos tíos metódicos y tenía la costumbre de invitarnos a comer a un lugar de esos en donde tienes que estar tieso y yo, que soy muy habladora y muy inquieta, me sentía chunga pero trataba de estar a la alturá, hasta que un día me dijo: "Tú que te jactas de espontánea cómo es que permites que mi hijo te traiga a estos lugares" y yo, que ya no soportaba la situación, le dije "Es que su hijo me dice, vamos para que el plasta insoportable y engreído de mi padre no esté solo" y luego me levanté y me fuí de allí...fue la última vez que nos vimos...aunque antes de esa oportunidad, ya me tenía verde con sus prepotencias... también venía de uno de esos países de refinados el muy h...de...

Besitos.

Outsider dijo...

Tilie, seguramente tienes razón, el único matiz era que mi cortesía lo era para que el no se sintiera mal, y su educación solo parece querer poner de manifiesto que pertenecen a una raza superior con un nivel educativo superior. De todos modos no es que me dé asco tomar comida de la bolsa de otro, en realidad no me suele apetecer tomar algo que simplemente no me llama la atención. Si fuera a Argentina sería un placer para mi poder compartir unos mates de los que tanto he escuchado hablar a mi padre pero que nunca he probado.

Titajú, es lo que yo digo, y de hecho extrapolable a muchas facetas como la moda. Dicen que una vez una famosa filipino-española salió de casa y le dijeron que vestía muy elegante. Volvió a entrar y se cambió de ropa porque la elegancia era el arte de pasar desapercibido. La educación es similar, para mí, es el arte de hacer que el resto se sienta bien. Por cierto, mi esposa tambien tuvo el "placer" de trabajar en un hotel ingles hace una pila de años...

Mariajose, lo pensé, "esta me la paga" pero al final he decidido simplemente decir que no "muy educadamente" a los proximos ofrecimientos... y al tiempo ofrecer el último bocado de mi bocadillo... ese que no tiene chorizo y tiene tendencia a estar duro...

Zayi, caray... si te invito a comer en algún sitio recuerdame que sea uno en el que podamos sentarnos.

leticia dijo...

Por supuesto que entiendo lo que decís con respecto a esa pose de superioridad. Y sé que lo que hacías lo hacías para que no se sintiera mal, pero ellos no son igual de cuidadosos con el prójimo. Hablando en serio, son unos "guarangos".
Quedan pendientes esos mates, entonces.

Elektra dijo...

Es lo que tiene la cortesía. Tú te comes lo que no quieres y el otro te dá lo que no quiere dar. No será más fácil ser uno mismo y que tú no comas si no te apetece y que el otro no ofrezca lo que se quiere comer?

Vamos, digo yo. :)

Outsider dijo...

Leti, me apunto lo de los "guarangos".

Elektra, ya... pero el único que se ha quedado con cara de gilipollas soy yo... yo que había venido aquí con intención de evitar los lios que tantos problemas me han dado en el pasado y me doy cuenta de que son innatos a mi modo de ser... si no busco problemas, son ellos los que me encuentran.