viernes, junio 12, 2009

El bien, el mal y la evolución.

El bueno, el malo y el feo... bueno lo del feo lo voy a dejar para otro día porque la evolución hará que los feos sean los que triunfen... pero no van por ahí los tiros.

Hace un tiempo pude leer un artículo en genciencia,
en el que se afirmaba que la inteligencia se desarrolló para manipular mejor a los demás.

Ciertamente, es dificil de creer que el hecho de nacer algo más cabezón trajera ninguna ventaja evolutiva ya que la ventaja de tener un cerebro mas grande iria ligada a la probabilidad de fallecer en el nacimiento y por otra parte las probabilidades de que la madre muriera en el parto también aumentaban así que la supervivencia del cabezón... por mucho cerebro que cupiera en su cabeza, no otorgaba ventaja evolutiva.

Sin embargo es fácil entender que aquel que tuviera una especial habilidad para engañar, defraudar o embaucar iba a tener una ventaja evolutiva. Por un lado el jefe de la tribu era el más fuerte, pero siempre había alguien que no contaba con esa fuerza para convertirse en el jefe pero que conseguía manipularlo en su provecho. El más fuerte tenía más probabilidades de sobrevivir que los más débiles pero solo en términos globales, al más fuerte lo retaban otros hasta que uno se convertía en el más fuerte y el anterior moría. Cuanto más fuerte fuera, más descendencia podía general pues más tiempo pasaba hasta que era destronado y eso garantizaba una linea evolutiva hacia el más fuerte.

Pero el más fuerte no gozaba de un reinado longevo... era el chamán de la tribu el que vivía más tiempo, su habilidad consistía en manipular al jefe, convencerle de que su fuerza provenía de lo que él rezaba y con el, convencer a todos los jefes potenciales de que si destronaban al jefe, el chamán debía permanecer en su sitio.

Mientras el jefe iba a las guerras, a la caza o a las actividades en las que tenía que demostrar su fuerza, el chamán no corría ninguno de los riesgos de la guerra, el que luchaba era otro y por tanto su supervivencia estaba garantizada.

Siempre se ha puesto figura de hombre al chamán, pero es posible que en realidad se tratase de una mujer o fuera un cargo más bien indistinto, las limitaciones que imponía a la mujer el tener hijos y la necesidad del jefe de reproducirse pudo hacer que el chamán hombre tuviera alguna ventaja sobre las mujeres pero en cualquier caso era éste el que podía fecundar a más mujeres cuando los otros se encontraban cazando o luchando y una mujer chamán no garantizaba una ventaja evolutiva.

En cualquier caso, esa capacidad de manipular tuvo que suponer una ventaja evolutiva.

Por otra parte, aquellos capaces de detectar la manipulación y el engaño, tambien tendrían una ventaja evolutiva pues serían capaces de detectar sus engaños y contrarrestar sus efectos.

La historia de la humanidad ha sido por tanto una continua lucha entre el bien... la capacidad de engañar y el mal... la capacidad de detectar el engaño, por poner un nombre a los dos polos de la pila. Y no me he confundido... el bien se traduce en el engaño pues teniendo presente la ventaja que tienen los mentirosos sobre los honrados en el mundo en el que vivimos, deduzco que la capacidad de engañar ha ido siempre por delante de la capacidad de detectar el engaño y al final ambas cualidades se han mezclado de forma que aquel que es capaz de detectar el engaño y engañar mejor al resto, era el que ha tenido más ventaja evolutiva.

La historia siempre la escribieron los vencedores, y siempre se catalogaron como los buenos de la misma, el engaño está servido y de cuando en cuando la capacidad de detectar el engaño es capaz de mostrarnos que la historia no se equivoca, que los que se equivocan son los que la cuentan.

2 comentarios:

ZAYADITH HERNÁNDEZ dijo...

La historia del Chamán siempre ha sido algo que me ha fascinado y no sólo por el modo en que se manejan en el mundo de los mortales, sino por lo que has reflejado aquí...he conocido a mucha gente fanática y creyente de brujerías y magia, ellos no hacen nada si sus chamanes, babalaos y demás no lo autorizan...realmente a mi estas cosas me gustan a nivel literario porque rompen el esquema tradicional y soy de mente volátil, ahora de llevarlo a la realidad me parece tan absurdo como que hayan personas que se dejen llevar por ellos...
besitos.

Outsider dijo...

y como siempre... la realidad supera a la ficción, o es un espejo de ella.