viernes, junio 05, 2009

Cualquier tiempo pasado...

¿Fue mejor?, no creo, hay cosas que iban de un modo distinto pero generalizar a cualquier tiempo pasado es como asegurar que todas las cerezas son buenas y siempre hay alguna que no lo es.

De todos modos, la evolución de los medios de comunicación que han hecho que todos las noticias sean sensacionalistas provoca que algunas situaciones, si no eran mejores, al menos el resultado final si lo fue.

Este es uno de esos correos que me mandan de cuando en cuando... no estoy de acuerdo con todo lo que se indica, pero el fondo de la cuestión, la falsa preocupación por las noticias actuales que las convierte en peores de lo que ya son, es lo que más me llamó la atención del mismo.

> Escenario: Tienes que hacer un viaje.

> Año 1977: Viajas en un avión de Iberia, te dan de comer y te invitan a lo que quieras de beber, todo servido por azafatas espectaculares en un asiento en el que caben dos como tú.

> Año 2007: Entras en el avión abrochándote el cinturón de los
pantalones que te han hecho quitar para pasar el control, te sientan una butaca en la que si respiras profundo le metes el codo en el ojo al de al lado y si tienes sed el azafato te ofrece una carta con las bebidas y sus precios subidos un 50% por que si. Y no
protestas por si acaso cuando aterrizas te meten el dedo por el culo para ver si llevas drogas.





> Escenario: Manolo tiene pensado ir al bosque después de clase, según entra al colegio le enseña una navaja a Pancho con la que pretende hacer un tirachinas.

> Año 1977: El subdirector lo ve y le pregunta donde las venden, y le enseña la suya, que es antigua, pero mas buena.

> Año 2007: La escuela se cierra, llaman a la guardia civil y llevan a
Manolo al reformatorio. Antena 3 y Tele cinco presentan los informativos de las 15:00 desde la puerta del colegio.


> Escenario: Disciplina escolar:

> Año 1977: Hacías una putada en clase. El profesor te metía dos buenas hostias bien merecidas. Al llegara a casa tu padre te arreaba otras dos.

> Año 2007: Haces una putada. El profesor te pide disculpas. Tu padre te pide disculpas y te compra una moto.


> Escenario: Fran y Marcos se reparten unos puñetazos después de clase.

> Año 1977: Los compañeros los animan, Marcos gana. Se dan las manos y terminan siendo colegas en los billares.

> Año 2007: La escuela se cierra, Tele cinco proclama el mes
antiviolencia escolar, el periódico 20 minutos titula a cinco columnas
el asunto y Antena 3 aposta de nuevo a Matías Prats en pleno temporal frente a la puerta del colegio para presentar el telediario.


> Escenario: Luis rompe el cristal de un coche en el barrio; su padre
saca el cinturón y le pega unos buenos latigazos con él.
>
> Año 1977: Luis tiene más cuidado la próxima vez, crece normalmente, va a la universidad y se convierte en un hombre negocios con éxito.

> Año 2007: Arrestan al padre de Luis por maltrato a menores. Sin la
figura paterna, Luis se une a una banda. Los psicólogos convencen a su hermana de que el padre abusaba de ella y lo meten en la cárcel. La madre de Luis se enrolla con el psicólogo. Mercedes Mila abre la final de Gran Hermano con un discurso relativo a la noticia.


> Escenario: Juan se cae mientras echaba una carrera y se araña en la rodilla. Su profesora, María, se lo encuentra llorando al borde del
camino. María lo abraza para confortarlo.

> Año 1977: Al poco rato, Juan se siente mejor y sigue jugando.

> Año 2007: María es acusada de perversión de menores y se va al paro. Se enfrenta a tres años de cárcel. Juan se pasa cinco años de terapia en terapia. Sus padres demandan al colegio por negligencia y a la profesora por trauma emocional, ganando ambos juicios. María, en paro y endeudada, se suicida tirándose de un edificio. Cuando aterriza, lo hace encima de un coche y también rompe una maceta. El dueño del coche y el dueño de la planta demandan a los herederos de María por destrucción de la propiedad. Ganan. Tele cinco y Antena 3 producen juntos la película y definitivamente el plató de los informativos ya queda emplazado en medio de la calle.


> Escenario: Relación habitual entre padre e hijo:
>
> Año 1977: Le pido dinero a mi padre para salir.

> Año 2007: Mi padre me pide dinero para apaciguar al banco.


> Escenario: llega el 28 de octubre.

> Año 1977: Llega el día del cambio de horario de verano al horario de invierno. No pasa nada.

> Año 2007 : Llega el día del cambio de horario de verano al horario de invierno. La gente sufre trastornos del sueño, depresión y amenorrea.


> Escenario: El fin de las vacaciones.

> Año 1977: Después de chuparse una caravana del copón con toda la familia metida en un seiscientos tras 15 días de vacaciones en la
costa, se terminan las vacaciones. Al día siguiente se trabaja y no
pasa nada.

> Año 2007: Después de volver de Cancún, en un viaje todo pagado. Se terminan las vacaciones y la gente sufre trastornos del sueño,
depresión y seborrea.



> Conclusión: Nos hemos vuelto gilipollas. Bien nos iría ser un poco normales y decirle a los medios de comunicación que no sean tan sensacionalistas.

10 comentarios:

Titajú dijo...

Pues yo acabaré en la cárcel y telecinco se forrará a mis expensas, pero me niego a formar parte del club de los gilipollas.
Por cierto, a mi nunca me han dado de latigazos, pero sí que han caído buenas guantadas.
¿Estaré traumatizada, no lo estaré? ¡Oh, Lord! That´s the question.

Outsider dijo...

A mi latigazos tampoco... pero eramos seis hermanos y bueno... de cuando en cuando se rifaba una torta y a veces yo tenía todos los números y no creo que esté traumatizado por ello.

De todos modos no creo que sea tan simple como una torta, los hay que sacuden no solo una sino una sarta de las mismas y no les funciona para nada. Creo que el problema que tenían era que el niño les perdía el respeto y al final se hacen insensibles a los azotes y estos solo sirven para calmar a quien los propina, cosa que ciertamente no parece muy educativo. Hacer ostentación de fuerza con un niño me parece cruel aparte de inutil es como si cada vez que un país vecino hiciera algo malo, les lanzásemos un misil, el resultado sería igual de inutil y lo único que demuestra es incapacidad diplomática y una gran perdida de respeto... lo cual no quita para que un pescozón en el momento apropiado, uno de esos que duelen menos que pillarse las manos con dos higos, pueda ser en cierto modo efectivo.

leticia dijo...

No soy partidaria de la violencia, pero siempre digo que las nuevas generaciones, nos pasamos de rosca. Igualmente, con mi falta de límites (poner), mis hijas me salieron buenas personas, de corazón grande y generoso.
Y no tienen más traumas que los que tenemos todos.
Me divertí horrores leyendo tu post. Aunque un poco exagerado, en muchas cosas tenés razón.

Outsider dijo...

la ausencia de limites puede tener resultados catastróficos... te puedes considerar afortunada.

leticia dijo...

En mi vida nada fue fortuna. Todo lo logré a fuerza de empuje, tezón y amor. El hecho de que las chicas sean así, no es algo fortuito; se debe en parte al gran amor que recibieron, y al hecho de estar siempre presente para hablar de todo y explicarlo todo. Nunca tuve que prohibirles mirar tele, ni escuchar a Marilyn Manson, ni ver pelis sobre drogas o anorexia, ni vedarles las salidas o el juntarse con gente que para algunos puedan parecer "raros". Siempre fui una madre atenta a todo cuanto pasaba a su alrededor, que fundamentalmente se ganó la confianza de ellas, para que no le mientan ni oculten nada, para que supieran que podían contar conmigo.Tampoco dije "ningún" límite.

Outsider dijo...

La vida, al final se resume en una cuestión de probablilidades.

Las probabilidades de que nos toque la lotería son excasas, por lo que a quien le toca puede considerarse afortunado y por lo mismo no puede considerarse desafortunado a quien no le toca pues lo normal era no acertar. No voy a entrar en si la educación que les diste a tus hijas tenía más probabilidades de salir bien o menos, si tenía más digamos un 80%, tuviste la suerte de no tener la mala suerte de que cayeran en el 20% restante, y si hubieras tenido menos, digamos un 40%, tuviste la buena suerte de ir en contra de pronóstico.

Al final, todo es suerte, como estar en el lugar adecuado en el momento oportuno, trabajar duro para jugar con la probabilidades a favor sirve para no aprobar el examen por buena suerte... pero aún así, se depende de no tener la mala suerte de suspender habiendo estudiado.

ZAYADITH HERNÁNDEZ dijo...

1977: TE EMBARAZABAS Y DECÍAS: A LOS NIÑOS LOS MANDA DIOS...Y NADA PASABA.
2007: TE EMBARAZAS Y COGES EL MOSQUEO DE TU VIDA, LE DICES A TU MARIDO... " COSTABA MUCHO CUIDARSE???"
1977: TE CASABAS PARA TODA LA VIDA
2007: PASAS TODA LA VIDA HUYENDO A LOS COMPROMISOS.
1977: ME VOY A CASAR CON...
2007: ME VOY A VIVIR CON...
ME QUEDO CON ESTA ÉPOCA, TOLERAMOS MENOS Y VIVIMOS MÁS A GUSTO CON MUCHAS COSAS, CREO QUE SOMOS MÁS LIBRES...
BESITOS.

Outsider dijo...

Yo supongo que me quedo tambien con esta época pero la verdad es que no se donde empieza...

En el 77 tenía 7 años, quiero pensar que mi vida era mucho más fácil entonces pero no recuerdo que lo fuera, demasiadas veces castigado en el recreo, demasiados golpes para un niño de 7 años, aquel profesor habría estado ahora en la carcel por malos tratos y no creo que de aquello hubiera sacado nada positivo, mis padres creían que yo era un crio incorregible porque así lo decía el profesor... pero aún así, estoy seguro de que alguien era mucho más feliz en aquella época...

leticia dijo...

Una de las cosas que más me molestaban de Dios, era que cuando algo salía bien, fuese mérito suyo. Resulta que ahora se lo debemos a la ¿suerte? No puedo creer en ella. Nunca la he tenido. Pero me doy cuenta que se parece a Dios. No era que te iba ninguna religión?

Outsider dijo...

No, no confio en la suerte, solo defino lo que es. La suerte es aquello que convierte el calculo de probabilidades en algo no exacto al 100%, solo más o menos probable.